Blogia

sergiobrau

Breve viaje a la tierra del vinagre: día tercero

Bueno, pues aquí pondremos el final a este brevísimo pero intenso viaje a Italia, con un día y medio lleno de emociones, de buenos momentos pero sobretodo de amistad por encima de cualquier cosa. Como ya decía, mi sueño se acabó cuando “El Gato” quiso , aunque esta vez fue mucho más suave en su forma de despertar, supongo que algo valdría en que le cediera la cama y que no roncara. Bajamos al desayuno: bollería más que aceptable, faltó un poquito de jamón o de queso, pero bueno, podríamos darle una buena nota al surtido de bollos. Yo como siempre, comedido, a pesar de lo que digan las malas lenguas. Un breve descanso y luego algunos nos fuimos de compras. Jaime y El Niño se pegaron media hora probándose modelitos, la verdad es que como tienen buena percha, todo les sienta bien, y se compraron algunos polos muy bonitos de la selección italiana. Tras mi pequeña frustración por no encontrar ninguna talla xxl, llegamos a Planet Calcio, algo retrasados pues el Perla quiso beber un poco de agua, y El Niño ya me tenía reservada la camiseta de la Azurra. Por fin una xxl, y camiseta para el menda para lucirla bien a gusto este verano. Tras eso, al hotel para ir a comer, a una hora muy temprana como las 12.30, pero el torneo empezaba a las 3, y a las 2 ya había que estar en el campo, así que fuimos al restaurante. Antes, nos metieron a pasear por un mercadillo, y el paseo se convirtió en interminable, porque hacía calor y casi nos tiramos media hora andando. Cada uno pidió lo que quiso: los más moñas ensaladita, y yo recibí varias críticas por comer un plato ligero como “Rissotto a quatre formaggio”, y un filete de pechuga con patatas. Bueno, sólo aquí reconoceré que lo normal habría sido comer ensalada, pero me pueden los rissottos y no me resistí. Tras la comida, por fin llegó la hora deel fútbol, lo que habíamos estado esperando, y a lo que habíamos ido a parte lógicamente de ponernos finos a comer. Tanto en la furgoneta como en el vestuario, comenzamos a cantar esa bonita y pacífica canción que tantos nos pone y que dice: “a esos putos les tenemos que ganar…”, y tras calentar un poco el ambiente, acudimos a la presentación y a una exhibición de niños videntes que rondaban los 5 o 6 años con el balón de los ciegos. Tras ellos, empezaría el triangular que se disputaría con el modelo de los torneos de verano que antes estuvieron tan de moda: primero jugarían los italianos de Nápoli émpoli, y luego nosotros primero contra el perdedor y finalmente contra el ganador. Vimos la primera parte en la que Nápoli con gol de Mario Zungri se imponia con cierta claridad, y nos fuimos a estrenar nuestra equitación verde recien comprada y estrenada en este torneo. Por cierto, llegados a este punto El Niño quiere decir que le encanta esta equitación, dicho queda, aunque también le pega al Gato y a Zule, al primero por viejo, y al segundo por verde. Hablamos brevemente de su forma de jugar, un 2-2 que en España ya casi no se usa, y de cómo jugar nuestro juego rápido en una superficie tan lenta como la de césped natural, donde pudimos comprobar que se paraba la bola, y el peligroso bote que tenía que dificultaba muy mucho su control. La pelota se quedaba parada a veces y no había manera humana de encontrarla más que buscarla a ciegas (nunca mejor dicho), o siguiendo las instrucciones que nos daban para encontrarla. Así pues, salimos al campo sin descuidarnos, sin dar el partiddo por ganao porque ese es uno de los errores más grandes que puedes cometer. Nos costó bastante arrancar, porque lo dicho, el balón se paraba y a la hora de chutar, no acertábamos a poner bien el pie. Pero un gol de Alfredo nos mandó al descanso por arriba tras un dominio absoluto y en el entretiempo, hablamos de hacer por lo menos un par de goles por si Nápoli nos daba un susto en el siguiente partido, el empate nos valdría. El segundo tiempo fue un paseo, yo no di ni una sola carrera, Alfredo hizo y el Niño hicieron un par de goles cada uno y con un poco de suerte, habríamos hecho más. Hasta El Gato se lució en un penalti tan tonto como claro al salir del área. Llegamos al partido decisivo. Habíamos comprobado que Nápoli podía ponernos en mayores apuros: era un equipo con mayor movilidad, y arriba tenía pegada con Mario Zungren. Arrancó el partido y lo controlamos de cabo a rabo, eso sí, no había manera de hacer gol. Alfredo estrelló dos balones en el palo, y sólo nos faltó el premio de marcar para que la primera parte hubiera salido redonda. De todas formas, tampoco hubo tiempo para preocuparse: a los dos minutos el Niño ya nos había puesto en ventaja, tres más tarde marcaba el segundo, y Alfredo redondeaba la tarde con el tres a cero faltando segundos, y eso que se llevó un tremendo patadón debido a la impotencia. Menos mal que llevaba espinilleras, porque podían haberle partido la pierna. Cantamos un poquito al acabar, pero tampoco con demasiado entusiasmo: habíamos jugado bien y habíamos ganado el torneo, pero no es lo mismo que la Liga o el Campeonato de España, eso está claro. Manteamos al Aceituno y a Musta, y al pobre italiano le hicimos la croqueta, siempre todo encabezado por el Muro, que es serio de cojones antes y durante el partido (como debe ser), pero cuando acaba, es el más cabronazo. Por hacerle eso a Musta, luego se llevó una buena ducha con una botella de agua, él y casi todos los del equipo, al único que no le cayó fue al menda, que estaba en la otra punta. Alfredo recibió el mpremio al mejor jugador del torneo, justo y merecido. Hizo lo que quiso en el campo, 5 goles y no fueron más por los palos que pegó, los volvió locos a todos y la gente flipó con él. Tras las fotos, medallas y trofeos, nos fuimos a la ducha, y como el Muro no tenía a quien putear, me puso perdido de agua porque según él,, era al único que no habían mojao: ¡menuda democracia! Al salir del vestuario, alguien me puso la Copa de Campeones en la mano, y la llevé de regreso al hotel dejándola en la habitación. Al llegar, le puse al Gato el gol de Heinze y los de Corea del Sur, y mientras se duchaba, un par de canciones de Sandro y otra de Leonardo Fabio, que le remontaron a cuando él era joven, allá por el siglo Xviii por lo menos. Un poco más tarde de que Inglaterra marcara el 1-0 que luego no le serviría para ganar, salimos para cenar los 3 equipos juntos: ¿Qué cenamos? ¡Pizza, otra vez pizza, otra vez esas pizzas de metro! Yo creo que estaban mejor que el día anterior, más buenas, más suaves… De película de verdad. Me encantan las cenas después de un torneo: Urbi saca su vena cantante y es el primero que manda cantar, casi siempre picando a Zule y a Alfredo que no se hacen de rogar mucho, y luego nos sale el Quintero/Quiroga del equipo, (hidalgo, cuantos motes no?), construyendo alguna letra para meterla en alguna tonadilla. Así nos pegamos como media hora repasando todo el cancionero español, metiéndonos con Maradona y los pobres napolitanos que pasaban de nosotros y de vez en cuando se arrancaban con alguna napolitana. Jugaré con un eufemismo y diré que me puse fino de pizza, bien acompañado por el anteriormente conocido como “señor Ronqueti”, y magistralmente abastecido por el Gato, que cortaba unos pedazos que parecían tepes de césped. En los postres, hubo algunos tímidos parlamentos, pero no los coñazos esos que nos dan los “magníficos” directores de agencias o de delegaciones territoriales, sino de esos que salen del corazón. Y como el auténtico capitán de Málaga, Marcelo Rosado alias el Tigre de Ronda se encontraba ausente, y el capitán ficticio no tenía ni voz ni ganas de hablar, el menda soltó el parlamento en italiano más largo de la historia del CDC Málaga. Jamás pensé que podría saberme tantas palabras en italiano, de algo ha valido seguir el Giro ¿No? Regresamos al hotel con una hora y media de tiempo para preparar las maletas y descansar un poco, y a la 1 partimos para Bérgamo para coger el vuelo que salía a las 6 de la mañana. saliera. Otra vez los VIP fuimos en coche y los “otros” en la furgoneta. Urbi y yo aprovechamos para dormir todo el viaje, la copa seguía en mi poder y viajaba conmigo en el asiento delantero. A eso de las cinco menos cuarto llegamos al aeropuerto de Bérgamo: Musta y Ciro se pegaron un palizón y todavía les quedaban otros 350 km de vuelta a Pavullo. Nos despidieron emocionados en la puerta de embarque, vaya tipos tan extraordinarios. Hicimos tiempo hasta montarnos en el avión, mientras Zule o lo que quedaba de su voz seguía ultimando estrategias electorales para usurpar el puesto de Marcelo. Montamos en el avión, la Copa junto con las maletas nos la dejaron meter en el compartimento de equipajes. Otras dos horitas de sueño reconfortante que me vinieron de perlas. Me despierto justo cuando el avión pisaba suelo firme español, recogimos las maletas y ya no vi a casi nadie. Cada uno salió disparao a sus cosas, y yo, junto a Alfredo, el anteriormente conocido como Ronqueti y su cuñao Fran que vino a buscarnos nos fuimos en coche. Me dejaron en la estación y se marcharon. Aunque no tenía jetlack, me impacienté cuando a las 10 menos 5 nadie vino a buscarme, pues quedaban 10 minutos para que saliera el tren. Luego, ignorante de mí, la señorita de Atención al Cliente, me recordó que eran las 10 menos 5 y que el tren salía a las 11.05, gilipollas de mí había mirao mal la hora. Antes de quedarme sopa en el tren me dio pena no haberme despedido de nadie, pero todos salimos tan pitando que ni tiempo me dio. Por suerte, voy a volver a ver a mi segunda familia dentro de muy poco, y también lo contaremos aquí. En Atocha las chicas de Atendo se fotografiaron todas, una a una conmigo, cosa extraña pues no soy un top model, pero se me había mencionado contar que la Copa de Campeones del torneo se la llevó Papá y que luce en el salón de mi casa. Luego la tarde se redondeó con un viaje cansadísimo, y 4 horas de radio intensísimas, con un partidazo de fútbol para no olvidar, y dos goles que me han dejao la garganta jodida para un tiempo. Pero mantener la categoría, bien vale eso y más ¿no? En pocos días, ¡a por el doblete en Albacete! Os espero a todos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Una breve visita a la tierra del vinagre: dí

Una breve visita por la tierra del vinagre: día primero. Antes de empezar a ller, aclaración para algún malpensado. Como el lunes me dijo Javier Monsón, no voy al pueblo de Agustín Lasaosa, sino a Módena, la tierra del vinagre que no pienso comprar por cierto. Hay días que tienen más de 24 horas, estos son cuando vengo para aquí y nos vamos de viaje. Lo que para todos empezó hoy jueves, empezó para mí a las 20.03 del miércoles, en ese bonito y odiado “Canfranero”, que nos retrotrae al siglo Xix a los de Huesca, pero como somos borregos y seguimos pagando las tarifas abusivas de Alosa, tardando eternidades en llegar a Zaragoza y a Delicias, pues así nos va. Tras dos horas y media de espera, 8 horas y 40 minutos en un trenhotel para llegar a Málaga. Aunque no lo parezca, es un tren comodísimo: lo recomiendo de veras, y juro que no es ironía. No es una maravilla pero yo duermo bien y relativamente cómodo que es de lo que se trata. Después, un corto paseo en cercanías a Torremolinos (eso sí que es un cercanías y no la m… que tenemos en Huesca, donde me ha recogido “El Gato.” Tras un desayuno en la prestigiosa cafetería Tere (nosotros dos no vamos a garitos de mala muerte ¿eh?), hemos dado un “corto” paseo de una horita por el complejo deportivo San Miguel. Lo tienen bien montao los del PP, la verdad es que está lleno de instalaciones deportivas, amplias, en buen estado y con fácil acceso. De rebote hemos pasado por el mercadillo (ya quisiera Huesca uno así), y hemos visitado a Richi, un colega del Gato, donde he tenido que poner a prueba mis grandes conocimientos de francés, que ni mucho menos pueden compararse al inglés avanzado que maneja Alfredo. Mientras volvíamos a casa de Mario, yo le daba vueltas a lo del nombre de la cafetería Tere, nombre rebuscado donde los haya que a mí nunca se me habría ocurrido. El Cunsito ha empezado a preparar la milanesa y yo he aprovechao para chatear un poco. Pedazo de invento ese manjar exquisito que Mario borda a la perfección, acompañado con puré de patata. Y para no quedar mal me he puesto las botas, o mejor dicho me he quedao a gusto. Tras que el joven arquero reposara en la siesta, y una selección musical que ha bajado el nivelazo de la de por la mañana, vuelta a Málaga para ir a por el aceituno y luego a por Pepe Hidalgo, un gran especialista en planificar los viajes. A Hidalgo se le olvidó decirme las dimensiones de la maleta que podemos llevar para el viaje: la mía mide 4 cm más de largo, a ver si no me dan problemas y no tengo que aflojar la cartera. Luego han llegao Izan, Alfredo, Zule y Antonio Ruiz, y a los 15 minutos se ha incorporao “El Muro” al entrenamiento. Han sido dos horas, cómo calificarlas: a la media hora ya iba tocao, y a la hora muerto, para cuando hemos hecho el partidillo ya estaba para irme al otro barrio, pero he aguantao. Me he cargao a Jaime, luego al Niño con un cabezazo que me ha dao en el labio que se me ha hinchao un poco, y la más espectacular ha sido un pequeño vuelo de Alfredo tras un choque, que ha supuesto el fin del entrenamiento: ¡si lo sé lo hago antes! Ha estao muy bien, pero para mí que llevo la tira de años sin entrenar, me ha dejao tocao. Luego, para rematar la faena, Alfredo le ha dicho a Eva que poco menos que yo comía como una hormigonera, y no he sabido acabarme el segundo filete empanao tras un megaplato de ensaladilla. Y aquí estoyahora, tras haberle robao la habitación a Ismael, el pobre hijo de Alfredo desterrao hoy de su cuarto, terminando esto que mañana, o en un rato a las 7 de la mañana toca el despertador, y mañana más y mejor.

Me gusta "La sexta."

Antes de todo he de confesar que no lo esperaba, pensaba que la exhibición del sábado sería el empujón definitivo para creer, para doblegar a un rival inferior al Madrid. Pero la realidad no fue esa, otro año más y ya van seis, que se dice bien y pronto. http://www.youtube.com/watch?v=ElPDsy29CRg Antes disfrutaba las derrotas blancas, ahora disfruto los malos ratos y sofocos que pasan los que viven a costa de la mentira, de no ver más allá de sus narices y de tener el blanco como único color. Todos tenemos unos colores pero cuando escribimos no somos ultras, no obviamos al rival, no lo humillamos cuando nuestro equipo le pasa por encima, no nos jactamos de las exhibiciones sino que las alabamos sin adjetivos amarillistas. Dudo si la radio de la comunidad autónoma de Madrid repetirá el gol de Pianich como el domingo hizo con el tercer gol madridista, dudo si alguien habrá dormido en marca, dudo si unos cuantos en la redacción de As habrán podido desayunar hoy. Por todos esos va hoy mi alegría, porque tendrán que vendernos otra cosa, tendrán que pasar a decir que la Liga es objetivo prioritario y que el Barça es el enemigo a batir. Cambio de discurso sí, pero muchos, hace tiempo que se retrataron ya, aunque sigan jugando a periodistas honestos porque “papá” les da de comer por portarse bien. Ahora, ya se sabe cuál es el objetivo, y la cosa no anda difícil porque el viejo zorro le ha sabido poner el cebo a los ingenuos que tan tranquilos vivieron (o debería decir hexatranquilos?) Ahora, con el Diario Sport que amarillea o “amarquea” (perdón por el palabro eh?) con lo del “Villarato”, en lugar de preguntarse porqué el Barça tiene peor defensa que el año pasado y encaja dos goles en dos llegadas a puerta, pareciera que el nerviosismo inquieta a los azulgranas. De ese miedo puede alimentarse el Madrid, porque tras tanto fútbol catalán el pasado año, este los tienen a la par y con una ligera ventaja blanca por lo que transmiten unos y otros. El ideólogo argentino del Real Madrid, ayer volvió a llamar a la calma: total, no hay problema, sólo han tirado la Copa del Rey y en la Champions (objetivo prioritario del “Ser Superior”), han naufragado estrepitosamente, pero tranquilos, hay vida más allá. Por cierto: mis felicitaciones a un gran tipo: José María Gutiérrez, por decir siempre lo que piensa, sin importarle si es correcto o no, si va a desatar un huracán en el vestuario, o si le perjudica en su carrera deportiva.

Nunca más La Concha

Yo no volvería el año que viene, ni el siguiente, ni nunca. Que se la metan por donde les quepa si es que les cabe. Siempre me hechizó esta competición desde que llegué a Bilbao, ni entonces ni ahora entiendo de remo, pero sí de sentimientos, de colores y de la ilusión de la gente por su trainera. No entiendo de reglamentos, de jueces ni de aplicación de los mismos, pero sí sé, que lo que fue la olimpiada del remo, el campeonato del mundo, es ya una vergüenza que se la queden para ellos, y que si no cambio de opinión no pienso ir más. Reglamentos que hacen que Orio y Castro casi se dieran de bofetadas hace unos años, cuando los jueces tardaron miles de horas para dar la victoria a quien no la merecía, a quien había sido sucio. Y luego llegó el auténtico despelote con Astillero, a la que finalmente dejaron competir cuando tenía una sanción para no poder hacerlo. Hoy, para mí ha muerto La Concha, que se la metan por donde les quepa, que la disfrute quien quiera o como quieran porque hoy, con otra nueva injusticia (por más que el reglamento diga que Urdaibai no podía salir), no puedo entender como lo aplican como quieren y con quien quieren. ¿Qué habría pasado si son Castro o Kaiku quienes tienen el tirón de un remero? ¿Y si es Orio? No quiero ni pensarlo la que se habría montado, pero seguramente se habrían bajao los pantalones como aquel año con Astillero. Si el Club de Remo Urdaibai tiene lo que hay que tener, no debería ir más, que remen ellos, que se la queden ellos, que la sorteen, que se la jueguen a los chinos o al mus, pero que dejen de joder, que se metan el reglamento por donde amargan los pepinos. Zorionak Kaiku. Agur Concha, hasta nunca.

Valdanada

Ojeando el diario OlédeBuenosAires,encuentro una curiosa nota rescatada de unas declaraciones de Jorge Valdano a la agencia de noticias DPA. En dicha nota, Valdano alardea de la decisión tomada con Gabi Milito hace 6 años cuando como director deportivo merengue, desestimó su fichaje por el Madrid: "Un director deportivo está apoyado en la opinión de profesionales. Si el cuerpo médico del equipo te hace una recomendación, mi obligación es respetarla por encima de cualquier percepción personal. La indicación de los médicos era clara: 'Milito no puede fichar por el Real Madrid porque su rodilla no puede aguantar tres partidos a la semana'. El tiempo dio ese diagnóstico como real y me ha dado la razón". Y la razón se la ha dado 6 años después, cuando Milito, con un esguince de ligamentos, lleva parado desde abril del año pasado (16 meses), pero durante 6 años parece que la rodilla del argentino ha aguantado ligas, Copas, competiciones europeas, 2 mundiales y 2 Copas de América. Algunas chicas que conozco dicen que Valdano es guapo, o como se dice ahora “está bueno.” Pues va perdiendo esa belleza porque callado está más bello. También puede sacar pecho ahora quien dijo que Ronaldinho era poca cosa, porque ahora, parece un muerto viviente en el Milán, pero quien obvia lo que fue el brasillero en el Barrça, ve menos que yo. Por eso me molestan profundamente estos ataques de prepotencia y sabiduría del estilo: “ya lo dije yo.” Valdano habla mucho, y muchas veces habla bien, pero cuando se convierte en el pregonero o mercader de alguien, se transforma en la voz de su amo, a quien hay que agradar, y limpiar cualquier mancha o desperdicio del presente o del pasado. Por cierto, también son curiosas las declaraciones del ex delantero de la albiceleste en las que dice que el Barrça mira de Cataluña hacia adentro y eel Madrid de España hacia fuera. Parte de razón no le falta, pero se le olvida la coincidencia que de una forma distinta en el fondo pero no en la forma, ambos clubes desprecian lo español.

Una victoria cómoda, un solomillo al roquefort y "El oscense Sergio Brau."

El despertador del Niño suena a las siete y diez. Tras despertarnos y desperezarnos un desayuno frugal para no andar demasiado pesados en el partido. Cuando entramos en la pista nos encontramos con la primera sorpresa: ¡algún zoquete hijo de fruta la ha regado! ¿Quién ha sido o quien la ha mandado regar? Pues uno que debe de tener muy pocas luces. En el calentamiento, Marcelo y yo nos hemos metido dos buenas leches por ese motivo, y claro está, la han tenido que secar. Luego antes de empezar, cinco de los 9 jugadores de campo incluido el “Cun” no traen espinilleras. ¡No me jodas hombre! ¿A qué venimos aquí, de campo y playa? ¿A jugar una pachanga? Lo cojonudo de todo es que alguno va presumiendo de llevar ventitantos años jugando, y es tan primo que no se trae espinilleras. Durante el partido ha sido un despelote uno quitándose las espinilleras para que entrara otro. En fin, una verdadera locura. A mí me ha dao un rebote (sin premio) bastante considerable, pero como todo se me ha ido pasando. Lo cierto es que el partido ha sido cómodo: un gol tempranero de Marcelo y otro cuando moría la primera parte del Niño han sido suficientes para dejar la cosa sentenciada, y en la segunda parte el Niño ha marcado un par más, así que 4-0 y final. En defensa no nos han creado casi peligro, Curiel no ha podido sacar su potente tiro y el Cunsito” ha tenido una mañana tranquila. Mientras nos duchamos en la habitación del equipo A (la de Alfredo, Wiwi Manolo y Fali es la del B), he obsequiado a mis compañeros con una bonita selección musical del portátil mientras Madrid le ganaba a Murcia por 3-1. El Niño y Jaime se han ido a comer fuera, y el resto, hemos presenciado la exhibición de Wiwi, que se ha comido dos megaplatos de spaghetti, y que no ha pedido un tercero por vergüenza. Tras la comida, el Gato me ha traído de postre un alfajor de maicena: ¡qué rico papá, yo quiero una bolsa grande grande! ¿Ya dije que al “Cunsito” lo quiero mucho? El Niño ha venido de la comida y nos ha restregado por las narices lo del solomillo al Roquefort que se ha comido. La tarde ha ido pasando y han llegado las 8, hora a la que todos uniformados como de costumbre hemos bajado para la tradicional cena fuera del sitio donde dormimos. Como siempre, todo planificado y bien preparado para una corta caminata y un restaurante reservado al gusto de todos: ¡y una mierda! ¡Todo al revés! Nos hemos pegado un lindo paseo por las calles más estrechas, ocuras y gastadas (como cantan Despistaos), y un palizón andando, para luego terminar cenando a 200 metros del hotel. Menos mal que por el camino hemos repostado un medio litro de cruzcampo por cabeza, bueno los finolis tinto de verano (sin premio.) Casualmente hemos ido a cenar donde el Niño se ha comido al mediodía el solomillo al Roquefort, así que el “Cun Abuelo” y yo, le hemos hecho caso y nos lo hemos comido: bastante bueno y abundante, pero para mi gusto un poco demasiado hecho. Como quedaba fondo tras pagar la cerveza y la cena, hemos tomado el postre en una heladería enfrente del CRE y cada uno a sus habitaciones (sin premio.) Zule, Jaime y el Niño se han hecho amigos de Laura y María, dos colombianas de Medellín.Huesca del “oscense Sergio Brau” y los simpáticos de Jaime y El Niño llevan todo el día haciendo titulares con esa coletilla. Así que me he dormido y final, como dice Juanjo. Para terminar sólo un deseo: un punto y parafraseando a Relaño ¡”a la final!”

La operación skype, Jaime Vidal y el Cun Abuelo

Ya estamos otra vez de nuevo en danza. De nuevo Sevilla, donde guardo unos grandes recuerdos de hace tres años, ojalá se dé de nuevo. Seis y media de la mañana: el odiado despertador necesita un poco de amor, así que arriba mi cuerpo serrano de un tirón. Gracias a la señora Elena la maleta ya estaba preparada, así que los últimos retoques y lista. Para un largo viaje, un buen desayuno: un rico litro de yogur de fresa con dedicatoria al gordo Alfredo, y un paseo hasta la intermodal. En el tren, una preciosa película: algo pasa en Las Vegas, la cuál veo durante 3 minutos, ya no aguanto más: sí Jara, otra película de mierda, ya sabes que te tengo en mi pensamiento.. Directamente opto por lo más lógico, dormir, y casi de un tirón hasta llegar a Atocha. En el tren a Sevilla, me encuentro con enchufe en el asiento del tren así que no lo dudo y enchufo el portátil. Jara: sabes qué peli ponían? ¡Algo pasa en Las Vegas! Joder, y en RENFE, algo pasa en RENFE. ¿Dónde están esos clásicos familiares como “Sólo en casa”, “Los bingueros” o “Jaimito y la profesora de Ciencias Naturales? En fin, que no avanzamos. Llegado a Santa Justa, espero en la entrada de la estación. A los 30 segundos de llegar, escucho un: ¡Acadeeeeeeé! ¡Acadeeeeeeeé! ¡Ahí están todos! Todos menos el capi que llega una hora más tarde. Tras la comida (Dios como se come aquí porfavor… ¡de vicio!), nos retiramos a nuestros aposentos, donde descubrimos a Jaime Vidal nos obsequia con un relato educativo encontrado en Internet, que Zule disfruta mucho. La jornada futbolística nos depara la victoria de Murcia 1-0 contra Alicante B, con un muy buen partido de los murcianos, en especial dePedro. Luego, Alicante A y Sevilla empataron a 1 y digamos que nos han dejado el camino un poco más libre, aunque nadie sabe que pasará mañana. En la cena triunfó “El Fali”, repitiendo tortilla y chópet y llegó la hora de venir a la habitación pues tenía una cita para contar las cosas del día. Pero llegó el “Cum abuelo”. ¿Quién es el “Cun abuelo”? ¡El gato por supuesto”, a partir de ahora “Cun abuelo.” Nos trajo una bonita serie educativa de dibujos animados argentina, y nos estuvimos echando unas risas hasta que comenzamos la “Operación skype.” Y hasta aquí puedo leer, porque tras el intento frustrado de la operación que pretendemos repetir mañana, la cosa nos llevó a caernos de sueño y marchar a dormir. Mañana más.

telecinco: deja de joder

Sí, que se dejen de joder. Los que tengan ojos sensibles que no lean esto, pero lo siento. Voy a soltar una serie de insultos a quienes juegan con los pobres televidentes que todavía soportamos las televisiones convencionales privadas: esas que llevan jugando con el espectador desde que empezaron, con presentadores y con programas y series. Telecinco se lleva la palma, y rebosa el vaso de mi paciencia porque creo que ya es hora de decir basta. Se cargó El Comisario poniéndolo en viernes: la serie languideció furante 2 o 3 temporadas hasta salir por la puerta de atrás cuando no debió ser así, siguió con Mir, una serie que programó y contraprogramó sin una gota de paciencia, y ahora se cargará Hospital Central, sólo por joder al vecino. La semana tiene 7 días: ¿no pueden pensar alguna vez en quien les da las audiencias que en fastidiar al vecino? Antena3 no se libra, pero últimamente está más tranquila, quizá porque no tenía una serie tan vista desde Aquí no hay quien viva. Por suerte y siendo domingo, no pienso ver ninguna: Internet hará que no caiga en la competencia sucia que busca t5, y aconsejo que si la gente puede no entre en el juego. Basta ya de jugar con el televidente, basta ya de joder.

telecinco: deja de joder

Sí, que se dejen de joder. Los que tengan ojos sensibles que no lean esto, pero lo siento. Voy a soltar una serie de insultos a quienes juegan con los pobres televidentes que todavía soportamos las televisiones convencionales privadas: esas que llevan jugando con el espectador desde que empezaron, con presentadores y con programas y series. Telecinco se lleva la palma, y rebosa el vaso de mi paciencia porque creo que ya es hora de decir basta. Se cargó El Comisario poniéndolo en viernes: la serie languideció furante 2 o 3 temporadas hasta salir por la puerta de atrás cuando no debió ser así, siguió con Mir, una serie que programó y contraprogramó sin una gota de paciencia, y ahora se cargará Hospital Central, sólo por joder al vecino. La semana tiene 7 días: ¿no pueden pensar alguna vez en quien les da las audiencias que en fastidiar al vecino? Antena3 no se libra, pero últimamente está más tranquila, quizá porque no tenía una serie tan vista desde Aquí no hay quien viva. Por suerte y siendo domingo, no pienso ver ninguna: Internet hará que no caiga en la competencia sucia que busca t5, y aconsejo que si la gente puede no entre en el juego. Basta ya de jugar con el televidente, basta ya de joder.

Las cosas de Caparrós

Si hay o no Llorentedependencia, Caparrós no contribuyó precisamente a despejarme las dudas. Igual que Luis Fernández cuando no tenía a Urzaiz, hizo ayer Caparrós, jugar sin Llorente a lo Llorente, y claro, ya vimos el resultado. Esto no va directamente por Caparrós, lo digo por muchos entrenadores, que llevan su terquedad y ssus ideas fijas hasta las últimas consecuencias, sin considerar siquiera que puedan estar confundidos. En la segunda parte vimos otra cosa, y no porque Etxebe y David López fueran los que no funcionaran sino porque cada uno jugó de lo que es. No se le puede a Vélez pedir que juegue de Llorente, ni a Joseba que lo haga de Vélez, es sencillamente imposible porque el potro ya viste los 31 años, pero parece ser que o Caparrós es mucho más inteligente que muchos, que podría ser, o tiró a la basura 45 minutos donde ya pudimos salir goleados. El mejor ejemplo es este: 45 minutos en tu campo=0 tiros a puerta. Que la segunda parte fuera algo mejor tampoco exime al Athleticc de haber salido goleado, gracias al portero (vuelve por donde solía) y al colegiado catalánÁlvarez Izquierdo, (que nos devolvió más de lo que nos quitaron en Pucela.) Supongo que Ion Vélez y su familia andarán en boca de muchos tanto ayer como hhoy. Es un fallo casi imperdonable, pero no sé que me da en la nariz que este chico tiene mucho más de lo que muestra en el capítulo goleador. Que lo lleven en boca en Bilbao es la mejor señal: quieren nombres? Supongo que con decir Yeste y Llorente es suficiente, por no seguir con otros tantos maldecidos y luego adorados. En fin, que Caparrós debería relajarse, dejar de hablar de la Copa no vaya a rebosar el depósito de la ansiedad y centrarse en ganar en Getafe, que pareciera que sólo existiera el Sevilla y quien sabe si otro partido más. Porfavor, juguemos con criterio, cada uno en su sitio y haciendo las cosas bien, sin tonterías, sin nervios, con tranquilidad pero con chispa: ¿vale Fran?

Tampoco fue para tanto

La prensa madrileña anda entusiasmada, quizá agarrándose a cualquier saliente para ver débil al barça. Cierto es que el Espanyol tuvo alguna ocasión para haberse adelantado, sobre todo una clarísima (creo que de Soriano) que por chupón quizá privó a los “Pericos” de la hazaña, aunque luego se desquitara con un golazo. El Barça pareció débil porque en 60 minutos ganaba por 3-0 y no tenía mucho más que hacer que pasar el rato que quedaba, sin lesiones ni nada extraordinario. Los goles del Espanyol alegraron la noche pero sólo para darle emoción. No le quito mérito a los hasta el momento suplentes blanquiazules, lo dieron todo y estuvieron cerca, pero al Barça lo noté sobradom, regulando, controlando pero sin descuidarse. Eso sí: la defensa del Barça si juega siempre en Copa, es mucho más vulnerable. Ni Cáceres ni Piqué dan sensación de jerarquía, de tranquilidad, de saber estar. Igual es una sensación por el partido de ayer, pero el Espanyol llegó relativamente fácil por momentos. ¿Quién jugará la final si llegan? ¿Cáceres, Silvinho y Piqué? Me da que no, pero de débil el Barrça nada. Puede permitirse bajar el pistón, no golear ni maravillar pero ganar, y eso no es debilidad, es practicidad y fondo de armario, o sea, lo mismo que hace Juande en el Madrid pero sin fondo de armario. Entiendo la necesidad de muchos para agarrarse a lo que sea, entiendo que hay que vender y no desanimarse, pero no se puede negar la evidencia, el Barça además de jugar bien, es práctico, gana, no comete errores y no te da opción a golpearle. Eso sí, en uno o en dos partidos, cualquier cosa puede pasar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

editorial 30 de enero

Otra vez y como casi siempre de acuerdo con Calderón en su análisis de la actualidad azulgrana. Porque la excusa es hablar del rival de turno, pero el gaditano no esquiva ninguna pregunta, y a veces es él quien introduce los temas de los que le interesa hablar. Ayer, hablando de la preparación del partido de Castalia, Calderón insistió en la obligación de ser mucho más prácticos, de no cometer errores y de saber aguantar los partidos sin sobresaltos. Calderón sacó a la luz el único error que a mi juicio cometió el equipo en el último partido, echar la defensa hacia arriba cuando todavía perdían por la mínima. Yo, que a veces no entiendo lo que el mister busca con los relevos de jugador, esta vez comprendí que el equipo necesitaba una revolución, encontrar la alimentación suficiente para que las pillas volvieran a funcionar, a sabiendas de que más de un jugador iba a variar de rol. Aquello ya pasó y es un ejemplo para no repetir los mismos errores. Eso sí, Calderón dijo que quizá algún día no juguemos bonito, pero con la plantilla que tiene hoy por hoy, es muy difícil no ver alguna jugada de sacar pañuelos aunque el partido sea un tostón. Dejar la puerta a cero es una asignatura pendiente que el Huesca no ha aprobado todavía. ¿Por qué no pensar que puede ser mañana?

Los chavales, los chavales: ¡a semifinales!

No se cansó de repetir Caparrós ese soniquete: los chavales, el equipo, el grupo, los jugadores… Nunca está mal que un entrenador se aparte del protagonismo que a otros tanto les gusta y premie con el protagonismo a los que casi siempre son los culpables de los fracasos o de los aciertos. Quizá el peor error ayer del Sporting no fue ni su defensa, ni la cantada de Sergio Sánchez en el primer gol. Lo peor que pudo hacer ayer el equipo gijonés fue despertar al león tan pronto. Porque si bien Iraola, ocio y Gorka facilitaron un gol en menos de 30 segundos, algo imperdonable en una eliminatoria copera con empate sin goles, el Athletic se fue como un loco a por el empate. Lo pudo pagar caro, porque sobretodo la banda izquierda fue una invitación para los sportinguistas, pero a fuerza de golpes se asustaron los asturianos. A la media hora de partido el Athletic había perdonado 4 goles, y Carmelo la estocada definitiva del 2-0. Por cierto, pareció que Diego Castro enfermó de la misma supuesta enfermedad que Manolo Roseti le encontró a Llorente en el partido de ida. Si hubiera ensayado mejor la caída, quizá hubiera pitado González Vázquez. Me gustó el león porque nunca se achicó, porque como dicen en Buenos Aires fue al frente, le puso huevos, pasión, garra, raza, mimbres inequívocos de una auténtico rojiblanco. Muchos erraron: Gorka Ocio e Iraola en el gol del Sporting, Koikili dejó demasiados pasillos, David López y Llorente fallaron goles increíbles, y sin embargo todos se redimieron. Iraizoz con ese paradón en la segunda parte, la zaga con su serenidad en el complemento, David López con el 1-2… Todos rayaron a gran altura, porque nunca temblaron, siempre creyeron en remontar el 1-0, y eso, hacía varios años que no se veía en el Athletic. Alguien preguntó a Jokin en sala de preensa por Yeste. Caparrós salió como pudo, pero jugador y entrenador deberían replantearse sus actitudes y tragarse algo de orgullo. Reconozco ser un romántico del fútbol, y con mucha memoria, no en estadísticas pero sí en recuerdos. Aunque Yeste no le valga a Caparrós de mediapunta porque el de Utrera ha apostado por el 4-4-2, por la izquierda igual sigue siendo válido: a la hora de aguantar el balón, de poner un pase o de sacarse un gol, o un palo de una falta como hizo ayer. Yeste nos va a dar este año la gloria que ansiamos desde hace más de un cuarto de Siglo, y si no, al tiempo. Ahora Sevilla o Valencia, en cierta forma da igual porque al Athletic no lo para nadie, pero quizá creo que le venga mejor volver a Sevilla en una semifinal. El Valencia está en mejor forma, tiene 3 o 4 tipos muy inspirados y lo veo más peligroso para el Athletic, aunque en los últimos tiempos, Mestalla se nos dé mejor que el Sanchez Pizjuan.

con nervios como siempre

Quedan unas horas y como siempre me pasa en estos partidos se me van a hacer eternas. Es ´facil decir que con un gol tenemos posibilidades de pasar, y marcando dos es muy difícil que nos hagan 3. Veremos si el merecido descanso para algunos surte efecto, si matar la impresionante racha de invicto perdida en Almería sirve para algo. Me cuentan que en el vestuario están como motos, que saben lo que se juega el Athletic esta noche, queda poco para que lo demuestren. Cierto es que en Gijón no va a ser fácil. Esa afición sufridora va a empujar a los suyos de lo lindo, que nada tienen que perder, los favoritos son los leones, hay que saber llevar esa cruz. Como todos los años esta ilusión que antes o después se trunca, pero que siempre está latente, nunca disminuye, siempre renovada, fresca, nueva. Si jugamos como el jueves pasado hay poco que hacer, así que veremos si las piernas, la cabeza y los pulmones están frescos, descansados, listos para llevarnos a semifinales. Aunque me mentalizo sé que voy a sufrir, que se me hará largo si ganamos, y corto si hace falta un gol, pero ¡está otra vez tan cerca! Estas líneas valdrán de poco en unas horas, espero redactar otras mucho más ilusionantes. Quedan sólo un par de esfuerzos si pasamos hoy, Málaga, Sevilla o Valencia (yo quiero volver a Sevilla), y a pensar en la liga, que la Copa volverá en marzo. Ojalá vuelva.

Editorial 28 de enero

Empieza el baile de entradas y salidas, esas que cada vez escasean más en la primera división en el mercado de invierno, pero que en Segunda no disminuyen ni por equivocación. El que más va a mover el manzano en salidas y entradas es el Zaragoza, porque se supone que es el que más puede, el que más quiere y el que más necesita, aunque la realidad sea que esa mona hace varios años que no ve los vestidos de seda más que en las revistas. El fútbol desgraciadamente no tiene memoria, ni sabe de trayectorias y amor a los colores. Pocos hubiéramos apostado que Alberto Zapater pudiera salir de la ROmareda, pero Soriano ya abrió el camino hace algunos años. El resto de mortales de esta segunda, hacen lo que pueden y ajustan las tuercas de sus motores para que la puesta a punto sea la mejor en el arranque de esta segunda vuelta. La tuerca que ajusta el Huesca para sí se llama Jonan García, del cuál ya dije todo lo que pensaba y no quiero repetirme. Si lo ponen de lo que de verdad es, puede venirle muy bien al Huesca. Por último, no quiero que se escape un tema que parece menor, pero que a mí me pega unas punzadas a mentalidad rancia y anticuada. Repasando la prensa local, me he encontrado hoy un pequeño artículo de dudoso gusto para mi persona, pero como siempreopto por respetar lo que los demás escriben u opinan pensaba dejarlo estar. Mi sorpresa es que el citado artículo se publicó ayer al mediodía en la página oficial del Huesca, y viene a criticar que al Huesca lo llamen Osca en catalán. Si el Huesca está consiguiendo aparecer a los ojos de toda España como un club moderno pero modesto, con las cosas muy claras y su imagen está siendo alabada por casi todos, memeces como la publicada ayer enturbian esa imagen al exterior. Hace 40 o 50 años el artículo en sí habría resultado gracioso, incluso muchos de la época habrían asentido. Pero ahora vivimos en el Siglo XXi, y esas cosas ya están desfasadas. Que el Huesca se dedique a vender su nombre, que eso saabe hacerlo bien, y que se preocupe menos de estas cosas que no nos llevan a nada bueno.

No queda otra que marcar

Pues eso, que no queda otra que marcar en Gijón si queremos seguir soñando. Ayer me defraudó el equipo porque creo que ni yo ni nadie pensó que del domingo al jueves el equipo iba a estar tan bloqueado. Quizá el único que lo creyó así fue Preciado, que con dos titulares nos pegó un bonito baile, aunque les faltó el gol para llegar a ser un baño. Es fácil juzgar tras ver el partido, pero pareció que todo el cansancio acumulado del mes, nos hizo ayer acto de presencia. Más lentos, más pesados y mucho más ahogados que el rival, sacamos el mejor resultado posible (amén del penalti.) Muy probable muchos anoche se acordaran de la familia de Etxebe, que desde luego no es el que era, pero lo que ni es ahora ni fue nunca, es extremo izquierdo, o interior, o como lo quieran llamar. El interior izquierdo que debía haber entrado ayer al campo, no estaba en el banco por decisión de Caparrós: Fran Yeste lo vio desde el palco, y seguro que rabió que lo dejaran fuera. Es difícil seguir jugando como hasta la fecha, al menos en los últimos dos meses, pero sólo pido un pequeño esfuerzo más. El domingo hay algunos que descansan por obligación, pero quizá otros necesiten un pequeño paréntesis. Creo que ninguno en Bilbao ni del Athletic cambia ganar o puntuar en el Mediterráneo por pasar de ronda, así que Jokin, ya sabes lo que toca. Ayer volví a sufrir como hace tiempo no lo hacía. Antes, era como en los juegos de marcianos, que sabías que ibas a morir seguro. Ahora, con esa pequeña frescura que el equipo tiene por momentos, se han echado las campanas al vuelo. Quizá no sea para tanto, pero necesitábamos quitarnos de encima toda la congoja de estos últimos años. Debería dejar estos párrafos para otro post, pero no quiero que se me olvide, hace tiempo que quiero hacerlo. No me gusta colgarme medallas, no es mi estilo y creo que en este caso no soy merecedor de ella, pero quiero gritar a los cuatro vientos que en la afición de nuestro club hay mucho cabeza cuadrada. Se trata de ese puñado de despotricadotes que no ven más allá del clementismo,, los que sólo aprecian lo bien hecho y destierran a cualquiera que hierra. Llorente, Fernando Llorente fue abucheado más de una y dos veces por La Catedral, fue despellejado en tertulias y barras de bar, como la del Isla de Santutxu, donde algunos acérrimos espero que besen el suelo que pisa el de Rincón de Soto. Me siento orgulloso de él porque siempre creí que sería lo que ahora ya es: la referencia, la estrella y el timonel del barco rojiblanco. Que nos dure muchos años, y a aquellos que se equivocaron con él, que vayan preparando su penitencia.

La vida sigue igual

Sí señores: la vida sigue igual. Ayer estuvimos  todos pendientes de los “corporativos aragoneses de radio y televisión”, para ver cuál era su decisión con respecto al reparto del pastel por partidos televisados.

Finalmente, como Pilatos, se lavaron las manos, y el marrón para los políticos. Resulta cachondo ¿no?: ¿qué son sino políticos los miembros de la Corporación aragonesa de radio y televisión?

Es frustrante como algunos, pierden el tiempo jugando con el “dinero” y las ilusiones de la gente.

Mientras los “sesudos” se devanan los sesos para ver cuál es la mejor manera de quedar bien con los “pobrecicos” altoaragoneses y turolenses, el Huesca por ejemplo, se las ve y se las desea para rascar dinero de donde sea para pagar los ingentes gastos que conlleva la Segunda División.

Mi enfado ya no es por la parte del pastel que puedan enviar a Huesca, es por la demora y los encajes de bolillos que realizan algunos para quedar bien.

Siempre me aconsejaron a no mezclar política y deporte, y de momento cumplo y sigo con el consejo, pero hay veces que me cuesta mucho. Hoy es una de esas veces.

Porque me rechinan los dientes cada vez que recuerdo la frase del Presidente del Gobierno de Aragón, en la inauguración de la Plaza de la Constitución que decía algo parecido a esto: “me comprometo a que la Sociedad Deportiva Huesca, reciba el mismo trato que el Real Zaragoza al estar en la misma categoría. Desde el Gobbierno de Aragón haremos lo posible para que esto sea así.” Y ahora, tres meses después, paradójicamente las Cortes de Aragón debatirán una proposición no de ley, que ha presentado el primer partido de la oposición, porque lo de la igualdad, algunos se lo pasan por el forro.

Tampoco sé porqué gasto energías en esto, porque con el paso de los años, nada cambia, todo es lo mismo. La vida sigue igual.

 

La segunda de Primera

La segunda jornada nos dejó bastantes más de lo mismo, y algunas realidades plausibles.

El Aleti, sigue siendo el Aleti: capaz de lo mejor y de lo peor, y aunque no fue un mal partido el de Pucela, no supo achuchar a un equipo que jugó 60 minutos con un jugador menos.

Nadie dirá que el fútbol no es rentable a veces: dos goles, seis puntos y un liderato en solitario que aunque ficticio a estas altura, sirve para que los “Pericos” saquen pecho.

El Barça sigue jugando mal, o al menos no sabe a lo que juega.

Guardiola tiene cosas de Cruyff: entre ellas la soberbia, el pensar que esto lo gano por llamarme Barça, pero las camisetas y los nombres, hace ya mucho tiempo que no ganan partidos.

Numancia y Sporting tuvieron partidos casi calcados, y a pesar de la entidad de los rivales, tantas concesiones defensivas suelen acarrear la pérdida de muchos puntos.

Es muy difícil hacerles goles a los grandes, pero más complicado es meterles 3 y no llevarte nada al final.

El Madrid sigue igual: con una defensa horrorosa y con suerte y mucha pegada de cara a gol.

Su entrenador, cada día que pasa más detestable por mi persona, sigue con su inexistente simpatía ganando amigos por toda España. Menos mal que los jugadores cumplen que si no…

Málaga y Athletic no lo pudieron hacer peor.

El partido fue el más pobre quizá en 10 años en Primera División. Si eso es todo lo que pueden dar mejor que empiecen en Segunda, que igual hay tiempo para otras cosas.

Sin pegada, sin fútbol y sin alma, sólo hubo porteros, y Arnau, tampoco tuvo que trabajar demasiado.

 

La primera de Segunda

Pegar primero, o pegar más fuerte. Esa es la ley de la segunda, así se sube o así (sin pegar) se baja.
La pegada es necesaria para dar vuelta a un partido, de eso sabe mucho el Tenerife que en los tres últimos minutos de partido, pasó de perder 1-2 a ganar 3-2.
De pegadas sabe la Real: jugó mal, los canarios le perdonaron la vida en la primera parte pero ¡pam! Un zarpazo a la media hora de juego y tres puntos que son un bálsamo para como están las cosas.
Pegada tremenda del Girona, que ganó en casa del Celta, eterno aspirante al ascenso y como casi siempre últimamente consuumidor de media tabla, y pegada tremenda la de otro modesto como el Huesca, que tuteó y de que forma al gallito Castellón.
Aganzo pegó en la red y Clemente se fue de vacío en su retorno a Segunda.
Tokeroo debutó con un gol en el descuento y Pouso y el Éibar suman los primeros puntos de la temporada.
Hay otros que no pegan, como Salamanca y Alavés que anduvieron dormidos de cara a gol, otros lo hacen con contundencia como el Hércules que es el líder.
Otros se golpean a sí mismo metiéndose un gol en propia meta en su debut en casa y en Segunda, y otros, aquellos llamados a ser el candidatazo, el rival a batir, ni fuerzas tienen para golpear ni golpearse.
Son una estatua de sal en medio de una jauría de fieras hambrientas que corren y luchan,.
Casi todos saben a lo que juegan, otros aún piensan en lo que eran, pero no se dan cuenta de lo que son.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La primera de Primera

Nadie regala nada. Ya no hay duros a cuatro pesetas, y eso lo comprobaron ayer los grandes o los que se siguen creyendo grandes.

El Madrid perdió en Coruña, y como bien dice Tomás Guasch hoy en As y yo suscribo, lo mejor es firmar una derrota digna y no ir, se ahorra el Madrid el viaje y la afición el soponcio.

Schuster sigue dando gotas de su soberbia, pues a otra de esas frases que pasarán a la historia (está pugnando duramente con Toshack), “miré a la derecha y no vi a ningún jugador ofensivo”, se impone responder si es un majadero o se lo hace, porque que yo sepa, alineación y convocatoria las hace él mismo si no han cambiado las cosas en la casa blanca.

El Barça sigue igual: Mesi es uno y el Numancia son once.

Es probable que valga por dos o tres, pero nunca por once.

Si el Barcelona no sabe al menos meter al Numancia en su portería, y el entrenador novato no hace algo por empujar a los suyos, apañaos vamos.

La bandera de la humildad sigue enarbolada por equipos que saben a lo que juegan.

Recre y Almería ganaron ayer a domicilio.

Los primeros a la chita callando, y los segundos haciendo ruido en una casa donde se molestan cuando una hoja de papel se cae al suelo.

De regalo, la ilusión y voracidad de un equipo necesitado de cualquier cosa para ser feliz, el fantástico momento de Forlán, y el creo que por fin reconocimiento a Javier Aguirre.

Al mexicano no le ha podido la soberbia. Se ha dado cuenta que Maniche es importante para el equipo y se ha comido el orgullo, ha reseteado la carpeta Maniche y ha sido beneficioso.

Ojalá los demás entrenadores tomaran nota, y ojalá muchos compañeros de profesión se coman sus palabras. Y si no tienen hambre, harían bien en ir bajándose los pantalones.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres