Blogia
sergiobrau

athletic

Las cosas de Caparrós

Si hay o no Llorentedependencia, Caparrós no contribuyó precisamente a despejarme las dudas. Igual que Luis Fernández cuando no tenía a Urzaiz, hizo ayer Caparrós, jugar sin Llorente a lo Llorente, y claro, ya vimos el resultado. Esto no va directamente por Caparrós, lo digo por muchos entrenadores, que llevan su terquedad y ssus ideas fijas hasta las últimas consecuencias, sin considerar siquiera que puedan estar confundidos. En la segunda parte vimos otra cosa, y no porque Etxebe y David López fueran los que no funcionaran sino porque cada uno jugó de lo que es. No se le puede a Vélez pedir que juegue de Llorente, ni a Joseba que lo haga de Vélez, es sencillamente imposible porque el potro ya viste los 31 años, pero parece ser que o Caparrós es mucho más inteligente que muchos, que podría ser, o tiró a la basura 45 minutos donde ya pudimos salir goleados. El mejor ejemplo es este: 45 minutos en tu campo=0 tiros a puerta. Que la segunda parte fuera algo mejor tampoco exime al Athleticc de haber salido goleado, gracias al portero (vuelve por donde solía) y al colegiado catalánÁlvarez Izquierdo, (que nos devolvió más de lo que nos quitaron en Pucela.) Supongo que Ion Vélez y su familia andarán en boca de muchos tanto ayer como hhoy. Es un fallo casi imperdonable, pero no sé que me da en la nariz que este chico tiene mucho más de lo que muestra en el capítulo goleador. Que lo lleven en boca en Bilbao es la mejor señal: quieren nombres? Supongo que con decir Yeste y Llorente es suficiente, por no seguir con otros tantos maldecidos y luego adorados. En fin, que Caparrós debería relajarse, dejar de hablar de la Copa no vaya a rebosar el depósito de la ansiedad y centrarse en ganar en Getafe, que pareciera que sólo existiera el Sevilla y quien sabe si otro partido más. Porfavor, juguemos con criterio, cada uno en su sitio y haciendo las cosas bien, sin tonterías, sin nervios, con tranquilidad pero con chispa: ¿vale Fran?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Los chavales, los chavales: ¡a semifinales!

No se cansó de repetir Caparrós ese soniquete: los chavales, el equipo, el grupo, los jugadores… Nunca está mal que un entrenador se aparte del protagonismo que a otros tanto les gusta y premie con el protagonismo a los que casi siempre son los culpables de los fracasos o de los aciertos. Quizá el peor error ayer del Sporting no fue ni su defensa, ni la cantada de Sergio Sánchez en el primer gol. Lo peor que pudo hacer ayer el equipo gijonés fue despertar al león tan pronto. Porque si bien Iraola, ocio y Gorka facilitaron un gol en menos de 30 segundos, algo imperdonable en una eliminatoria copera con empate sin goles, el Athletic se fue como un loco a por el empate. Lo pudo pagar caro, porque sobretodo la banda izquierda fue una invitación para los sportinguistas, pero a fuerza de golpes se asustaron los asturianos. A la media hora de partido el Athletic había perdonado 4 goles, y Carmelo la estocada definitiva del 2-0. Por cierto, pareció que Diego Castro enfermó de la misma supuesta enfermedad que Manolo Roseti le encontró a Llorente en el partido de ida. Si hubiera ensayado mejor la caída, quizá hubiera pitado González Vázquez. Me gustó el león porque nunca se achicó, porque como dicen en Buenos Aires fue al frente, le puso huevos, pasión, garra, raza, mimbres inequívocos de una auténtico rojiblanco. Muchos erraron: Gorka Ocio e Iraola en el gol del Sporting, Koikili dejó demasiados pasillos, David López y Llorente fallaron goles increíbles, y sin embargo todos se redimieron. Iraizoz con ese paradón en la segunda parte, la zaga con su serenidad en el complemento, David López con el 1-2… Todos rayaron a gran altura, porque nunca temblaron, siempre creyeron en remontar el 1-0, y eso, hacía varios años que no se veía en el Athletic. Alguien preguntó a Jokin en sala de preensa por Yeste. Caparrós salió como pudo, pero jugador y entrenador deberían replantearse sus actitudes y tragarse algo de orgullo. Reconozco ser un romántico del fútbol, y con mucha memoria, no en estadísticas pero sí en recuerdos. Aunque Yeste no le valga a Caparrós de mediapunta porque el de Utrera ha apostado por el 4-4-2, por la izquierda igual sigue siendo válido: a la hora de aguantar el balón, de poner un pase o de sacarse un gol, o un palo de una falta como hizo ayer. Yeste nos va a dar este año la gloria que ansiamos desde hace más de un cuarto de Siglo, y si no, al tiempo. Ahora Sevilla o Valencia, en cierta forma da igual porque al Athletic no lo para nadie, pero quizá creo que le venga mejor volver a Sevilla en una semifinal. El Valencia está en mejor forma, tiene 3 o 4 tipos muy inspirados y lo veo más peligroso para el Athletic, aunque en los últimos tiempos, Mestalla se nos dé mejor que el Sanchez Pizjuan.

con nervios como siempre

Quedan unas horas y como siempre me pasa en estos partidos se me van a hacer eternas. Es ´facil decir que con un gol tenemos posibilidades de pasar, y marcando dos es muy difícil que nos hagan 3. Veremos si el merecido descanso para algunos surte efecto, si matar la impresionante racha de invicto perdida en Almería sirve para algo. Me cuentan que en el vestuario están como motos, que saben lo que se juega el Athletic esta noche, queda poco para que lo demuestren. Cierto es que en Gijón no va a ser fácil. Esa afición sufridora va a empujar a los suyos de lo lindo, que nada tienen que perder, los favoritos son los leones, hay que saber llevar esa cruz. Como todos los años esta ilusión que antes o después se trunca, pero que siempre está latente, nunca disminuye, siempre renovada, fresca, nueva. Si jugamos como el jueves pasado hay poco que hacer, así que veremos si las piernas, la cabeza y los pulmones están frescos, descansados, listos para llevarnos a semifinales. Aunque me mentalizo sé que voy a sufrir, que se me hará largo si ganamos, y corto si hace falta un gol, pero ¡está otra vez tan cerca! Estas líneas valdrán de poco en unas horas, espero redactar otras mucho más ilusionantes. Quedan sólo un par de esfuerzos si pasamos hoy, Málaga, Sevilla o Valencia (yo quiero volver a Sevilla), y a pensar en la liga, que la Copa volverá en marzo. Ojalá vuelva.

No queda otra que marcar

Pues eso, que no queda otra que marcar en Gijón si queremos seguir soñando. Ayer me defraudó el equipo porque creo que ni yo ni nadie pensó que del domingo al jueves el equipo iba a estar tan bloqueado. Quizá el único que lo creyó así fue Preciado, que con dos titulares nos pegó un bonito baile, aunque les faltó el gol para llegar a ser un baño. Es fácil juzgar tras ver el partido, pero pareció que todo el cansancio acumulado del mes, nos hizo ayer acto de presencia. Más lentos, más pesados y mucho más ahogados que el rival, sacamos el mejor resultado posible (amén del penalti.) Muy probable muchos anoche se acordaran de la familia de Etxebe, que desde luego no es el que era, pero lo que ni es ahora ni fue nunca, es extremo izquierdo, o interior, o como lo quieran llamar. El interior izquierdo que debía haber entrado ayer al campo, no estaba en el banco por decisión de Caparrós: Fran Yeste lo vio desde el palco, y seguro que rabió que lo dejaran fuera. Es difícil seguir jugando como hasta la fecha, al menos en los últimos dos meses, pero sólo pido un pequeño esfuerzo más. El domingo hay algunos que descansan por obligación, pero quizá otros necesiten un pequeño paréntesis. Creo que ninguno en Bilbao ni del Athletic cambia ganar o puntuar en el Mediterráneo por pasar de ronda, así que Jokin, ya sabes lo que toca. Ayer volví a sufrir como hace tiempo no lo hacía. Antes, era como en los juegos de marcianos, que sabías que ibas a morir seguro. Ahora, con esa pequeña frescura que el equipo tiene por momentos, se han echado las campanas al vuelo. Quizá no sea para tanto, pero necesitábamos quitarnos de encima toda la congoja de estos últimos años. Debería dejar estos párrafos para otro post, pero no quiero que se me olvide, hace tiempo que quiero hacerlo. No me gusta colgarme medallas, no es mi estilo y creo que en este caso no soy merecedor de ella, pero quiero gritar a los cuatro vientos que en la afición de nuestro club hay mucho cabeza cuadrada. Se trata de ese puñado de despotricadotes que no ven más allá del clementismo,, los que sólo aprecian lo bien hecho y destierran a cualquiera que hierra. Llorente, Fernando Llorente fue abucheado más de una y dos veces por La Catedral, fue despellejado en tertulias y barras de bar, como la del Isla de Santutxu, donde algunos acérrimos espero que besen el suelo que pisa el de Rincón de Soto. Me siento orgulloso de él porque siempre creí que sería lo que ahora ya es: la referencia, la estrella y el timonel del barco rojiblanco. Que nos dure muchos años, y a aquellos que se equivocaron con él, que vayan preparando su penitencia.

duele

Duele. Sigue doliendo aunque pasen los días, aunque jugáramos decentemente, aunque diéramos la cara ante quizá el mejor Madrid de los últimos 5 o 6 años.

No fue un clásico más. Fue el clásico donde volvió a ser futbolista Gurpegi, donde se acabó una injusticia tan intolerable que ya nada la podrá paliar.

No me apetece hablar demasiado del partido: si hubiera entrado el penalti seguro que habría sido otro, si hubiéramos tenido acierto quizá podríamos haber sacado algo, pero el Madrid mal que me pese fue mucho Madrid para nosotros.

Siguen funcionando las apuestas de Caparrós: Susaeta, Garmendia y Gabilondo, sobre todo los dos primeros, con descaro y con demasiada bisoñez en algunos momentos.

Amorebieta se confirma como un central de garantías, y reconozco que a veces me puedo equivocar, me van convenciendo pero de a poco sus buenos partidos.

Iraola mejor que se hubiera quedado en casa, pero tampoco es cuestión de empezar a señalar culpables.

Hay que seguir en esta línea.

Puede que ya no lleguemos a jugar en Europa, pero ahora da gusto ver al equipo.

Sin ser un superclase como en otros tiempos, sabes que tienes muchas más chances de ganar, de gritar un gol, y de salir del partido con una sonrisa satisfecha.

Aun así, a mí estos partidos me duelen.

Otros siguen emperrados en no sentir estos partidos como lo que son, enfrascados en una guerra territorial que no lleva a ninguna parte pues no hay color, pero cada uno es como es, y no seré yo quien elija los clásicos personales de la gente.

 

Morir de pie

Es jodido escribir cuando dos sentimientos contrapuestos se agolpan en la cabeza. La lógica decepción por caer en nuestro torneo es fuerte, aún más tal y como se ha producido. Pero me invade más el sentimiento de gratitud a los jugadores y a la gente que ha llenao el campo: me han hecho soñar y eso no me lo esperaba. Ahora hay que bajar a la realidad: la liga y ese angustioso penar por la misma. Podría hablar del partido, del calamitoso arbitraje, de no haber sabido afrontar con tranquilidad la segunda parte, pero eso ahora me parece secundario. Hoy por suerte tardaré menos en dormir que el jueves pasado, donde la pésima imagen me dolió tanto que me quitó el sueño. Hoy hemos caído en cuartos y aun así la tristeza no me invade. Ojalá pudiéramos vivir 2 o 3 más como esta noche en lo que queda de liga, no pido mucho. Hoy no quiero dejar de agradecer a los 14 jugadores su esfuerzo, sus ganas y su coraje, ese que muchas veces dudamos de que lo tengan, hoy lo han dado todo, quizá haya jugado el corazón en lugar de la cabeza, pero ya ven como nos va jugando con cabeza. Bajemos a la tierra de las decepciones que es la liga, y busquemos parecernos al Athletic de hoy, al menos en ganas, en ambición, en chispa y en rojiblanco, que hace tiempo no palpaba yo. Hemos estado cerca de volver a entrar en la historia, pero como yo no esperaba ni la mitad de lo acontecido, me doy por bien pagado. Ya sabemos todos que el partido lo perdimos en Santander, pero al menos este segundo acto nos hace reflexionar: ¿ha sido un espejismo? Realmente el cerebro me está contestando que sí, pero alguna vez saldremos de este duro peregrinaje. VVale: no puede ser de golpe, pero al menos n no demos pasos hacia atrás.

Un soplo de aire fresco.

Es como una bombona de oxígeno, como una cantimplora de agua fresca en el desierto. La victoria frente al Sevilla deja aier fresco en el Athletic por varios motivos: La clasificación, lo que se viene, Yeste, Susaeta… Lo materialista dice que estamos a 4 puntos del descenso, aunque eso mañana puede cambiar. Al menos el Athletic mete la cabeza en ese multitudinario pelotón de equipos que intentan huir de la quemma, pero que de momento no lo consiguen. Es tan difícil y les cuesta ganar tanto un partido, que ganarlo es como un premio doble: los puntos que sumas tú, y los que dejan de sumar tus compañeros de viaje. De todas formas, esto cada semana da un bandazo: el Athletic hoy era decimoséptimo y ahora es noveno, aunque al final de la jornada perderá alguna posición. Poco a poco, demasiado despacio para las ganas que tenemos, el Athletic sigue mostrando sensaciones positivas: lo de hoy fue una continuación del atisbo que supuso la primera parte frente al Espanyol, y ver a Susaeta en la derecha, se está convirtiendo en un pequeño placer que ya no queremos dejar de experimentar. Tiene descaro y valentía, siempre encara, se ofrece y a veces peca de ser algo individualista: pero yo prefiero a esos que a los del pase fácil y yo me quito el muerto de encima. Nos hacen falta jugadores como Markel, sobretodo cuando los Iraola, Orbaiz y otros tantos están desaparecidos. Yeste empieza a ser Yeste: sólo él es capaz de hacer esa exquisitez de centro para Aduriz justo antes de que le hagan un clamoroso penalti y Susaeta resuelva el partido, sólo él sabe definir así en el 1-0. Quiero dejar bien claro que no he bebido ni pizca de alcohol hoy: gran partido de Fernando Amorebieta, impecable, sin fallos, sobrio, serio, incluso rápido. No es de mi gusto, es más, me parece de una calidad dudosa, pero quiero y me gusta ser justo. En realidad casi todos han rayado a un gran nivel, aunque hay cosas que me gustaría que se corrigieran: Por ejemplo hoy ha sido un día donde ha habido muchos y buenos centros al área, pero sin rematador en el ataque. Otra de mis dudas es saber si Muñoz saldrá algna vez del campo sin amarilla: la de hoy es una cosa absurda, digna de un futbolista de tercera, nunca debes hacer eso, ganando y con uno más, es de equipo chico. Este triunnfo sirve para allanar lo que viene: El miércoles llega nuestra competición, que lo tengan todos bien claro, y seguramente nos vendremos con las orejas gachas, pero un poco de moral nunca viene de más.

Lo mismo de siempre

Es como ver una peli donde casi nunca ganan los buenos, como comerte un chorizan sin chorizo o como que te cuenten el final de un libro antes que leerlo: descorazonador. En eso llevamos 4 o 5 añoos, sacándonos pedacitos de corazón domingo tras domingo, y algún miércoles de tapadillo. Es como saber que todo va a acabar mal antes de que empiece, porque todo sale mal, porque lo que es fácil se hace difícil. Me imagino las charlas de barra de bar: el domingo y el lunes Llorente era el culpable, y ayer se reparten entre el 90 por ciento de Aranzubia, y el 8 por ciento de Ustaritz. El otro dos por ciento, quizá piense como yo que ellos: quizá deberíamos preguntarnos quienes salieron al campo ayer. Por ejemplo: una pareja de mediocentros que han jugado 3 partidos en toda la Liga, que no son titulares desde septiembre, y sin embargo en la primera parte tuvimos presencia en el medio. Garmendia, desterrado Dios sabe porqué tras su lesión, no estaba para jugar muchos minutos y sin embargo ha jugado los últimos 3, en una semana. La cosa es que no da para más, no puedes ilusionarte con nada porque te la rompen en pedazos, ni gozar con ganarle al Murcia ya nos regalan. Son así, somos así. Una alineación distinta cada partido, cambios contínuos de sistema para luego escuchar que “a veces mis jugadores no saben a lo que juegan.” Quizá nos lo debería explicar Caparrós, a ese que le corre sangre rojiblanca por las venas, el paripé que anoche tuvimos que sufrir por la condenada manía de las tretas y el juego sucio de estrechar un campo cuando ni se puede hacer ni nos conviene. Habiendo cosas como esta, complicado es pensar en algo atractivo para el sábado, y para lo que viene. Sin embargo, a pesar de que los partidos del Athletic son un drama, ayer se vieron algunas pinceladas decentes, como casi siempre, que te ponen en la boca el caramelo de la ilusión, pero que luego acaban por tirarse por la borda. La gente puede buscar culpables, yo me siento con pocas ganas de hacerlo. Da igual si el delantero fallao si el culpable es el portero o un defensa limitado, lo peor de todo es que en cada partido, sabes que como mucho quizá marques un gol, y si el rival es peor que tú, que ya es difícil, puedes meter un segundo de rebote. Ganar, es m´ ás que un milagro. Soñar con algo más, es una utopía. Cuando yo era joven, esto último no pasaba.

Una de Pinocho.

Anda que no llevo tiempo aguantando, pero hoy, ya no puedo más. Llevo aguantando la vomitina sobre lo que pienso de este sujeto al que Joserra Cirarda entrevista en Deia y aquí copio su entrevista, con algunos apuntes debajo de cada una de sus respuestas. Sé que sacar noticias y llenar páginas cuando no las hay es jodido, pero me parece regalarle protagonismo a uno de los mayores peseteros de la historia. Aquí va: josé maría 'txato' núñez ex delegado del primer equipo del athletic "Seguiré siendo del Athletic toda mi vida, pero no quiero compartir este Athletic con esa gente" Se le ve triste, apagado. No acaba de superar la estigmatización a la que fue sometido cuando García Macua anunció que no contaría con él y desveló tanto su sueldo como la cláusula de rescisión de su contrato. Ganó en el juzgado, pero perdió en su vida rojiblanca. Y se le nota Joserra Cirarda ¿Qué ha cambiado en su vida desde junio hasta ahora? Lo más importante ha sido mi salud y la de mi familia, porque la vivencia que estamos teniendo es dura e inesperada. ¿Cómo reaccionó cuando se enteró de que García Macua, siendo aún candidato a la presidencia, anunció que prescindiría de sus servicios? Fue una auténtica sorpresa. Me avisaron por teléfono de que habían oído por la radio que había anunciado que no contaba ni conmigo ni con Sabino Padilla y fue una auténtica sorpresa. Yo entiendo que si él quería prescindir de mi o de cualquier otra persona, lo lógico es que hubiera esperado a ser presidente para tener una conversación conmigo en la que me hubiera comunicado que prescindía de mis servicios y buscar el modo de arreglarnos. Pero esa conversación nunca existió. (Seguramente porque es mejor ir de cara. Seguro que si que si lo hubiera hecho tras ser presidente le habbrían tachado de poco transparente.) ¿Por qué cree que el aspirante a presidente tomó aquella decisión? La verdad es que no sé que tipo de razones podría tener. Insisto en que para mí fue una sorpresa porque yo con este hombre no he tenido nunca ningún tipo de relación, no nos conocemos de nada. Es verdad que ha habido una dura campaña en mi contra a través de algún medio de comunicación y es verdad también que hubo un momento en que Javi Clemente, con insistencia, decía que yo era integrante de la Comisión Deportiva, cosa que no es cierta, y que estaba haciendo mucho daño al Athletic. ¿Nunca ha estado en la Comisión Deportiva? No, nunca, ni he tomado decisiones deportivas de ningún tipo. Otra cosa es que haya asistido a reuniones a las que me ha convocado el club. (En más de 15 años en el Athletic, yo creo que uno se aburre de recoger balones, reservar hoteles y pedirle el cambio al cuarto árbitro ¿no? Por cierto ¿desde cuando es noticia un delegado?) ¿Había hablado con usted, García Macua o alguien de su candidatura, para comunicarle su decisión? Sí, tres meses antes de las elecciones estuve reunido con una persona que entonces era directivo del club. Él me dijo que iba a ir en la candidatura de García Macua y que les gustaría contar conmigo, siguiendo su línea. Yo le contesté que no y me respondió que eso me iba a generar complicaciones. ¿Y apoyó usted a alguna otra? No, a ninguna. ¿Cuando comenzó a sentirse acosado? Ya en la campaña tuve unas vivencias difíciles. Un día que iba a visitar a un amigo, al aparcar el coche, se situaron detrás de mí cuatro chavales que me insultaron y amenazaron. A partir de entonces, dejé de salir mucho de casa, porque me sentía mal, como si fuera culpable. (Lo siento mucho, no me lo creo, de ningún modo. Así que ahora el culpable de todos los males del Athletic era este señor… Ha visto muchas películas.) A lo largo de sus 17 años como delegado, ¿alguno de los presidentes o entrenadores para los que trabajó le mostró que no estaba contentó con su trabajo? Al contrario, todas las relaciones que he tenido desde que empecé en 1990 hasta hoy, con todos los presidentes y entrenadores ha existido un entendimiento total. Es más, ellos han valorado mi trabajo. En esa cuestión, con el único que tuve problemas fue con Javi Clemente en su última etapa. Y es curioso porque siempre habíamos tenido una buena relación. Si tenía que llamar a alguien, yo era el primero. Los dos acabamos nuestros periodos como entrenador y jugador del equipo campeón en la misma temporada. Entonces, él me hizo una oferta para ir de segundo con él. También tuvimos una relación estrecha cuando volvió al Athletic en la época de Lertxundi. Pero en esta última época nuestra relación ha sido muy distante y mala. ¿Había cambiado Clemente? Con respecto a mí, sí. Al conocer su situación, ¿le llamó alguno de los presidentes para los que trabajó durante esos 17 años? Hablé con Txetxu Lertxundi, pero no voy a transmitir lo mucho que hablé con él porque quiero ser reservado. Con Ana Urquijo hablé mucho. Ha sido una mujer que nos ha transmitido, tanto a mí como a mi familia, mucho cariño. Una mujer con un sentimiento Athletic cien por cien. Juan Carlos Ercoreca también me llamó para darme ánimos. También hablé con Ugartetxe. ¿Arrate no le llamó? (Se lo piensa mucho). Creo que en esa época no hablé con José Mari. (No, claro, hablaste con su sicofonía. ¿Pero quien blindó a Núñez? Arrate. ¿Quién le firmó el contrato vitalicio a Núñez? Arrate. ¿Y no le llama para darle ánimos siendo de su cuerda? Venga porfavor, en serio. ¿Se piensa este tipo que somos tontos?) ¿Qué supuso para usted que el presidente revelara su sueldo y su cláusula de rescisión? Yo no he vivido en el Athletic un caso igual nunca. Yo he vivido el Athletic de otra forma. No entiendo el porqué de querer hacer tanto daño como me ha hecho esta persona. Entiendo que puedan existir estrategias y que yo fuera una de las personas que tuviera que pagar la situación. Pero, las formas que han tenido conmigo… Yo nunca había vivido eso en el Athletic. Y no quiero vivirlo. Si el Athletic va a ser lo que se está transmitiendo ahora, yo seguiré siendo del Athletic toda mi vida, pero no quiero compartir con esa gente este Athletic. (O sea, que ahora el Athletic se comparte. El Athletic es el Athletic, se es o no se es de un equipo, no soy ahora que está fulano y como manda mengano ahora no quiero ser. Ojalá supiéramos los sueldos de todos los trabajadores del Athletic, porque le recordaré a este sujeto, que el Athletic no es de nadie, salvo de sus socios. Y cuando hay cosas que molestan, será por algo. 30 milloncejos de los de antes cobraba el angelito, poca gente gana eso, poca, muy poca. Macua se habrá confundido en las formas quizá, pero no en el fondo. Hay que empezar a extirpar el cáncer del Athletic. Este señor seguro que no es el máximo culpable, pero por la tercera parte de lo que cobraba, cualquiera estar´ñía dispuesto a hacer su trabajo.) ¿Por qué presentó la demanda de mobbing contra García Macua? Porque esa situación la estaba generando el propio García Macua. Él era quien día a día provocaba una situación que me generaba stress y malestar, lo que originaba que me quedara en casa. Esto repercutió en mi familia. Me habría gustado que esta gente hubiera visto cómo ha estado mi mujer. Este hombre provocó todo esto con la idea de ganar unas elecciones con el lema del Vale todo. Y utilizó de todo. Incluso informaciones que, aunque luego haya negado que no las filtró, es sabido y conocido que provenían de su entorno. (A lo mejor yo no me doy cuenta, quizá seas un personaje tan sumamente importante que las elecciones las ganara quien no contara contigo. Seamos sensatos. Macua ganó las elecciones porque aportó nombres de futbolistas y del entrenador, y era la alternativa menos mala de las tres. Lo siento si su señora ha sufrido con esto, pero de verdad que se me cae la cara de vergüenza al ller que no podía salir de casa. Vago y pesetero… sigamos.) ¿Cuántas veces se reunieron sus representantes con los del Athletic? Desde la primera reunión del mes de julio hasta finales de agosto nos reunimos unas diez veces, pero una vez presentada la demanda de conciliación, ya no hubo muchas más. Es cierto también que el abogado del Athletic se puso en contacto con nosotros dos o tres veces para arreglar la situación sin llegar a juicio. Usted asegura que llegaron a ofrecer a García Macua la posibilidad de cerrar un acuerdo para la rescisión del contrato por 680.000 euros, lo que suponía un ahorro al club de 220.000 euros. Sin embargo, el presidente negó en público que existiera ese ofrecimiento. Esa negación es mentira. Es más, al día siguiente de hacerle la propuesta, al día siguiente apareció en un medio de comunicación la noticia de que habíamos hecho una oferta algo inferior a los 700.000 euros. La oferta incluía además el pago en diez años, a 68.000 euros por año. (Cifras, cifras y más cifras. Desde luego que todos merecemos un pan que comer, y que si a mí me lo ofrecieran probablemente diría que sí como dijo él. Lo que pasa, es que no puedes ir presumiendo por la calle de ser del Athletic y por detrás irle chupando la sangre, eso es lo que no soporto. Ni esas cifras del finiquito, pero sobre todo lo que firmó. Cuando lo hizo sabía que firmaba: un contrato vitalicio a costa de los entimientos de un pueblo. Eso no es ser del Athletic, o por lo menos demuestra quererlo muy poco.) ¿Cree que el club quiso ejemplarizar con usted, mientras llegaba a acuerdos con otros empleados del club para negociar sus rescisiones? Para mí la situación no tiene una explicación coherente. No me explico cómo él se empecina de esa forma conmigo. A su alrededor tiene a Joseba Inchaurraga, un hombre que me invitaba de vez en cuando a ir en su barco en Lekeitio. También está Fermín Palomar, que siempre ha dicho lo increíble de mi funcionamiento, lo bien que organizaba las cosas… Si lo que pretendían era que yo saliera del Athletic, podríamos haberlo hecho de una forma más sencilla. (Puede ser que haya sido el pagano. A intxaurraga no le conozco. Palomar, de tres palabras que dice miente en dos, eso se lo he de reconocer.) ¿Cuándo la directiva incluyo su asunto en el orden del día de la Asamblea de Compromisarios se vio ya a los pies de los caballos? No entendí porque tuvo que llevar a la Asamblea un tema que él ya había decidido qué decisión adoptar. Lo que para mí sí fue una sorpresa positiva que hubiera tantas personas que votaron a mi favor o que lo hicieron en blanco, porque sólo tuvieron la explicación del presidente, que utilizó claramente a los compromisarios. (Yo tampoco la entendí. Es en lo único que estamos de acuerdo.) ¿Qué supuso para usted que los socios rechazaran el pago de su cláusula? Tiene toda la lógica que el socio votara así porque la mayoría no me conoce, ni conoce lo que he hecho, ni la misión que tenía en el club. (Puede ser: por eso seguro pienso que es de muy caradura quejarse. Perdón por no saber las funciones de un delegado. ¿o tenía más?) ¿Continúa en tratamiento médico? Sí. Cuando cogí la baja y tuve la primera consulta con la psiquiatra, ella me dijo que no veía que las cosas estuvieran tan mal y que era yo el que tenía que poner de mi parte para salir adelante. Salí asombrado y decepcionado, porque yo me sentía realmente mal y necesitaba su ayuda. Cuando la médico de cabecera me mandó por segunda vez donde la psiquiatra, ésta me confesó que lo que habría pretendido era que yo arrancara por mí mismo y reconoció que el proceso que yo estaba atravesando era durísimo, pero que en la primera ocasión no quiso darme un montón de pastillas para dejarme como un vegetal. Sigo con el tratamiento y tendré que seguir hasta marzo, por lo menos. (Tremendo, una revelación asombrosa. O sea, que ahora los psiquiatras tienen una forma bastante moderna de diagnosticar. Lo siento, tampoco me lo creo, suena muy peliculero.) sus frases "Con el único que tuve problemas fue con Javi Clemente en su última etapa de entrenador" "García Macua provocó todo con la idea de ganar las elecciones con el lema del vale todo" Menos mal que se fue. Yo no critico el trabajo de la gente, pero no soporto el cinismo, la caradura, la insolencia. El pobre no puede salir de casa, hay otros que no entran cansados de patear la calle buscando trabajo. La pregunta es: ¿vale para algo? A lo mejor le queda una depresión de por vida que no le deseo a él ni a nadie. Si Txato Núñez fue alguna vez del Athletic, puede, pero ahora para mí ya no lo es, y los que actúan como él, tampoco. ¿Se siente marcado para siempre? Marcado estoy. Y me duele estar marcado de la forma en que lo han hecho porque yo al Athletic le he entregado, tanto de jugador como de delegado, exactamente igual que me he entregado a mi familia. Y no he regateado ni días ni horas. Y ahí están los que me rodeaban para atestiguarlo. (No pongo en duda eso. Pongo en duda en querer ser el perdedor cuando va a ganar 900.000 euros, lo siento mucho pero sigo sin creerme ese papel victimista.) ¿Espera volver algún día al Athletic o no se lo plantea? De momento no me lo planteo, porque no tengo fuerzas para nada. Quiero que pase el tiempo, recuperar las fuerzas y, a partir de ahí, decidir cómo encaminar mi vida. ¿Ha ido a San Mamés esta temporada? No. ¿Sigue los partidos del Athletic? Sí, eso sí. ¿Cómo ve al equipo? El equipo está pasando por una situación complicada. Los jugadores están viviendo una situación en la que se está minusvalorando lo que tenemos en casa. El jugador en estas condiciones no rinde todo lo que puede dar de sí, a pesar de los grandes esfuerzos que hacen, porque la cabeza juega las bazas que juega. Y es que el jugador siempre está dispuesto a dar el cien por cien, pero luego tiene que haber un club que funcione, que transmita, que es lo que hemos tenido siempre. (O sea, que al contrario que la gran mayoría, minusvaloramos a los jugadores. Toda opinión es respetable, pero el pensamiento de muchos es que 7 u 8 jugadores de la primera plantilla, están en primera porque juegan en el Athletic. En equipos como el Betis o el Villarreal por poner un ejemplo, esos jugadores ni siquiera serían observados por los técnicos del primer equipo. Es una verdad que a mí personalmente me duele, pero es más grande que un templo.) ¿Y el futuro del club? Las cosas van en muy mala dirección. Nos hemos metido en un mundo de negocio y nos hemos olvidado de que el Athletic es diferente. Es un sentimiento y una filosofía. Pero si defiendes eso, parece que te has quedado en las antípodas. (Yo opino igual, pero no podemos confundir ser un club diferente con obviar el fútbol moderno. Por suerte pocos hacen engocio con el QAthletic, él es uno de ellos.) ¿Está hablando de una Sociedad Anónima Deportiva? Con la forma en que están haciendo las cosas, es fácil que en cuatro días nos puedan decir que no tenemos más y tenemos que hacer esto, cuando es todo lo contrario. Es cierto que ahora es más difícil sacar jugadores, pero con un trabajo exhaustivo se puede conseguir. De hecho, hemos tenido un periodo en el que, estando Ernesto Valverde de entrenador, la situación iba para adelante en una situación de credibilidad, con unas personas que transmitían seriedad. Con ellas se podía haber crecido mucho más y se podía haber seguido un camino en el que podríamos haber aprovechado mucho mejor a los jugadores a nivel mental. A nosotros se nos recordará por nuestra época de campeones, pero hubo otras etapas en las que también pasamos apuros. Pero el apoyo que entonces percibías del propio club y el sentimiento que emanaba del propio club te hacía fuerte. ¿Qué le parece que García Macua vetara la entrada en San Mamés a un medio de comunicación? Es otra actuación desafortunada. Yo no leí el artículo que provocó la prohibición, pero sé que era un artículo en el que se hablaba de las conexiones a nivel empresarial del presidente con Jabyer Fernández. Y lo que da la impresión es que el Athletic es del señor García Macua y de que éste actuará según crea conveniente, contra quien crea conveniente, sea o no un tema concerniente al Athletic. Creo que las cosas deben de ponerse en su sitio. Los socios del Athletic debemos de ser reflexivos y creo que es para estar preocupados.

Clásico que duele

Siempre duele perder un partido. A mí, perder contra em Madrid me duele en el alma: es mi clásico, mi derbi, llámenlo como quieran. Vale que en los 3 últimos años ganarnos era fácil. Oponíamos poca resistencia, pero en este, albergaba alguna esperanza. Confieso que no me atreví a ir, en parte porque tras el palizón de viaje a Salónica la semana pasada, estoy curao de espanto para unas cuantas semanas, y en parte porque no hubiera soportado una derrota. En Bilbao están que trinan con Caparrós, y si no lo están, debieran. Tampoco lo vamos a crucificar, pero me ponen enfermo los entrenadores que les gusta jugar a mover fichitas y a despistar. ¿No te fue bien en Valencia?? ¿por qué cambiar entonces? Lo más sangrante es lo de Ustaritz. ¿Qué quiere? ¿Ponerlo en evidencia? Juega dos partidos como lateral, ante Riera y Robinho, que son 2 de los 6 o 7 tíos más en forma de la Liga, a un chaval que salta a la vista que no es lateral. ¿Eso no se penaliza? Joder, que yo entiendo poco de fútbol y además no veo imágenes (nariz dixit), pero salta a la legua que Ustaritz no puede jugar de lateral. No sólo fue eso: Yeste fue mediocentro, mediapunta y otra vez mediocentro, Javi Martínez mediocentro e interior, David López cambió de banda… Demasiados cambios para un equipo que está en el último tramo de su convalecencia. Cierto que vimos un buen Madrid, y un extraordinario Casillas, salta a la vista la comparación con Dani, pero no le carguemos toda la culpa del gol al riojano, pues Ocio es más culpable que él. No hubo chispa en la segunda parte, poco arrojo y nula presencia atacante, en culpa por tanto movimiento de peones. Eso sí, me gustó la primera parte, el equipo dio de nuevo síntomas de mejoría y algunos se quedarán con eso. Yo también lo apruebo, pero perdimos el clásico, y desgraciadamente, eso es lo que me duele e importa.

La Asamblea del diván

He de reconocer que sólo vi las 2 últimas horas de la Asamblea, que seguro me perdí lo mejor. Pero le robaré a uno de los socios intervinientes su pregunta o ruego para hacerlo aquí. Ni él lo entiende ni yo tampoco. Así que los compromisarios aprueban la gestión del presidente más nefasto de la historia (aunque anda codo con codo con el vinatero), y no aprueban las cuentas de una directiva que lleva 2 meses en el cargo. Me resulta extr´ño. sobre todo el primer punto. El bolsillo duele, y quizá también la verdad. Opino en estecaso como Macua, aunque si tuviera que pagar mi carné o 3 o 4 de mi familia, quizá me lo pensaría. Por suerte la Asamblea le dijo al "¿Carota?" de Núñez, que naranjas de la China. Me llevo resistiendo casi mes y medio a escribir sobre semejante personaje, pero al final no me aguanto y lo tiro todo. A muchos se les llena la boca diciendo todo lo que quieren al Athletic, entre ellos encontramos al seleccionador Serbio, pero cuando se van se llevan hasta los céntimos que sueles dejar en el supermercado cuando te cobran 14,98. Ese es Txato Núñez, el que sigue la norma de que "entre la salud y el dinero, lo segundo es lo primero." Pueden cambiar la palabra salud por la de Athletic, o simplemente aplicarla a semejante personaje. Algunos puristas dirán que hay que respetar lo firmado, pero nadie en su sano juicio y en el amor a un club que le hizo futbolista, campeón y alguien reconocible, es capaz de blindarse opor esa millonada, a no ser que su intención sea vivir a costa de los dem`´as toda la vida. Al menos la Asamblea no fue tan tediosa. Ahora a Macua le toca mover ficha, esperaremos movimiento.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

El algodón no engaña

Se confirma lo evidente, no hay pegada, no hay quien la empuje. Aduriz y Josefa juegan, luchan, meten, corren pero a la hora de definir, no hay manera. Vélez y Llorente bastante tienen con pensar si chupan banqueta o si salen, y si lo hacen, cuando va a ser el primer cambio, para que entre uno y el otro abandone el campo. Todos sabemos lo que le falta a Llorente, y me empecino en discutir sobre Llorente porque me parece uno de los chicos con mayor proyección hace unos años, pero ya me siembran de dudas todas las cosas que le pasan. Ya dije aquí, y no me cansaré de repetirlo, que si Llorente no se convierte en el referente goleador del Athletic de los próximos años, será gracias a Mané y a Clemente (ese que quiere tanto al Athletic) a partes iguales. Caparrós, poco hace por evitar entrar en los culpables. Por favor, o Llorente, o Vélez, 3, 4 o 5 partidos, y si no va, se cambia. Pero un día uno y otro día otro no vale, no sirve, no soluciona nada. La gente se cabrea, los jugadores no están a lo que están, y así vamos. Ahora el calendario dicen que se suaviza, pero temo al Almería como el ratón teme al gato, pues estos modestos son los que ponen en evidencia nuestras vergüenzas. El partido del Villarreal sirvió para perder como casi siempre, pero también para que el equipo dejara buenos destellos de equipo sólido y solvente hasta tres cuartos de ataque, así se empieza a espantar fantasmas. Así, y metiendo goles claro. Es extraordinariamente curioso que los que siempre nos ha salvado, del descenso, de jugar en Europa, de eliminatorias coperas imposibles, sea ahora nuestro talón de Aquiles. En fin, veremos, esperaremos ¿gritaremos? Amén.

Para pocas fiestas

Sí señores, no estamos para demasiados festejos, nos vienen grandes todavía, y si a este flojo Atlético le venimos grande, ¿qué pasará con los del Nervión? Aducir a la mala suerte es un topicazo, pero ayer la tuvimos, esos dos tiros al palo, esa appreciación del señor de la gomina... Pero no es mi costumbre quejarme, no hay forma de que metamos un gol, ni de vivir un plácido partido. Nos bailaron algo en la primera parte, la segunda fue toda nuestra, pero nos mataron en dos llegadas, y le pese a quien le pese, eso es tener pegada, la que ayer no tuvimos nosotros. Es cierto que en Valencia sí la hubo, es cierto que también hubo poca memoria con el gol de Aduriz, porque ellos no tiraron el balón en la jugada anterior con Ocio en el suelo... Lo cierto es que este Athletic sí es algo distinto al de las dos últimas temporadas: al menos no es blando, no es bisoño, no concede excesivos regalos: quizá sea porque ayer jugó con cuatro defensas de verdad, pero curiosamente, será o no casualidad, pero la salida de Urzaiz y la no llegada de Ezquerro, ya me chirrían, sobre todo lo segundo. Después de lo del domingo, ypersonalmente esperaba más, y ciertamente más hubo, porque algo jugamos al fútbol, pero falta, falta mucho, quizá demasiado para nuestro exigente corazón. De todas formas, hay que recordar de donde venimos, que no sería malo olvidarlo. Y ahora, a tirar con lo puesto y a que venga al rescate en diciembre el de Calahorra, porque la realidad de los delanteros del Athletic es la que es: Aduriz un peleador nato, luchador y lo que quieras, pero intermitente, Vélez un chaval que viene de Segunda B, y un Llorente al que se cargaron entre Clemente y Mané y aunque parezca lo contrario, Caparrós terminará de rematar de no mediar milagro de por medio. Y alguien las tiene que meter... Así que los dos orgullos al bolsillo, o mejor a la basura, borrón y cuenta nueva.

Vamos bien pero ¿habrá que ganar algún día no?

Bueno, esto parece otra cosa. Cada día una mejor cara hasta que el sábado vimos algo de lo que esperamos que sea el nuevo Athletic. Desde luego los nombres van cambiando, unos vuelven y otros afortunadamente van saliendo del equipo y de la plantilla, pero de momento, que no sabemos qué es sumar de a tres oiga. Tampoco es cuestión de obsesionarse, porque se van viendo cosas que ilusionan, o que al menos invitan a no sufrir: hay portero, y eso no es un desprecio a los dos anteriores inquilinos de la portería, pero qué quieren que les diga: este es mejor. También hay que decir que tiene una defensa algo más solvente: porque tiene a un tío que aunque a veces se le cruce un cable, manda, grita y ordena la defensa, y ese es Aitor Ocio, un gran lamikicista, como yo. Del Horno lleva 1 año y 5 meses sin jugar, y digo yo que se le debe de esperar, poco a poco volverá donde solía. Una de las dos grandees noticias del sábado es que ha vuelto Pablo. Aún falto de ritmo, pero cada vez se parece más al mejor Orbaiz, y es una de las mejores noticias quue podíamos reccibir. Al igual que la reaparición de Iraola, por quien padecí bastante el pasado año, pues en los papeles oficiales de las alineaciones salía, pero sólo ahí. Sería imperdonable no hablar de Susaeta. Ha completado dos buenos partidos, y es una promesa en firme, pero dejémoslo de momento ahí. Camino tiene por recorrer, y la madera parece buena, pero no le equivoquemos el destino al chaval. Por cierto: este sí es del Athletic y no el pesetero del ex delegado, que hay que tener rostro y cara para reclamarle al Athletic una jubilación anticipada, como si no hubiera vivido bien durante este tiempo. Aunque el que tiene mayor delito, es el que se va de rositas, sigue vendiendo lo que él llama vino, y encima se sigue permitiendo el lujo de opiinar sobre el Athletic. A ver si en lugar de llamarle para pedirle opinión sobre tal o cuál candidato, le preguntan porqué blindó a más de un trabajador del Athletic. Si es tan hombre como aparenta, que lo explique, porque como una vez dijo el amigo de los refranes se está convirtiendo al paso que le descubrimos blindajes en "la quintaesencia del cinismo y de la puñalada trapera por la espalda." Han sido muchos, pero el deporte de moda es poner a parir a Llorente. A mí nunca me han llamado la atención las modas, y por eso no lo voy a haceer. He de reconocer que siento algo de pena: ¿qué le pasa? ¿Qué necesita? Oportunidades tiene, ocasiones también, quizá no la recompensa del gol, pero como muchos yo le noto con un pelín de bisoñez, sin esa chisppa desparpajo o mala leche que se necesita para jugar en primera. Muchos habrá que lo habrán bendecido por fallar ese mano a mano, pero los mismos serán incapaces de pegarle a Joseba por hacer lo mismo ya en el descuento. Yo de esos, bien lejos. Estamos en el buen camino, ojalá lleguen pronto los goles y las victorias. Y digo yo: ¿y a Yeste? ¿Dónde ponemos a Yeste? El marrón, pa ti Joaquín.

La culpa es tuya

¿la culpa de quién? Ni lo sé ni me importa, sólo sé que Ezquerro no está donde debiera, y creo que ambas partes son culpables por igual. Si Macua pensó que Ezquerro debía llegar gratis se equivocó. DDesde luego hubiera sido lo mejor para unas arcas maltrechas, que han gastado demasiado en reforzar una platilla moribunda, pero si pretende tener la razón cuando dijo: “Ezquerro se fue gratis y volverá gratis.” Por esa regla de tres, Aranzubía podría haberse ido gratis, pues como Ezquerro tiene un año de contrato en vigor. Ezquerro es del Barça y es justo que se pidiera precio por él, cosa que me consta que no se ha hecho. Quien debe negociar la salida es otra de las peleas en las que Macua y Ezquerro se han enzarzado. Tengo claro que Macua quería a Gorka, o a Cuellar, o a David López: por eso negoció con los respectivos clubes la salida de estos pues tenían contrato. Macua ha esperado que la ansiedad y necesidad de jugar de Santi Ezquerro, le hiciera salir del Barça con costo cero para las arcas rojiblancas, cosa que me parece perfecto, pero no para esgrimirlo commo defensa propia. Si Ezquerro se descolgó pidiendo 2,4 millones limpios, es que el aire mediterráneo no le ha sentado bien. Nadie cobra eso en el Athletic, ni amándolo ni sin amarlo,. Miguell González Sanmartín y Jon Agiriano, ya escriben en el correo sobre sentimentalismos de todo tipo, y no puedo por más que suscribir lo que dicen. Macua ha querido jugar con la necesidad de Ezquerro, y Ezquerro con la del Athletic, y ambos gestos no me gustan demasiado sobretodo el del calagurritano. El perjudicado es el Athletic, las personas quedan pero la institución y el equipo siguen, y para mi gusto, Ezquerro era necesario. Quién tenga más razón de los dos me importa bien poco, sólo sé que el perjudicado es el Athletic. Ezquerro no es un santo, pero el bilbaíno orgulloso que no ve más que el rojo y el blanco, está obcecado y equivocado en tildar a Ezquerro de traidor. Tienen dos caminos: el comprenderlo o el no comprenderlo, y de momento, hay muchos metidos y atascados en el segundo. Porque nadie soporta que Sequero dijera que quería ganar títulos y que se iba por eso. Duela o no, era una verdad como un templo, y aunque el Barça le ha venido muy grande, al menos siempre podrá decir que es campeón de Europa. Hay más fútbol fuera de Bilbao, y algunos (hasta más de algún asiduo), debería saberlo. Yo no escondo mi simpatía futbolística y personal por Ezquerro. Aun así, creo que se ha equivocado demasiado, que ha subestimado al club que le dio fama e importancia (y también internacionalidad), y que se podía haber estirado algo. La oferta de Macua, era como para no rechazarla, pero hasta el mejor escribano tiene un borrón, y esto último, va por los dos.

Raimundo Pérez Lezama

Hace unos días nos dejó otro de los grandes, uno de los 5 mejores porteros que ha tenido nuestro Athletic: Raimundo Pérez Lezama. Ni diré como era de jugador, ni su palmarés, porque eso ya lo ha publicado la prensa y no me gusta hacer un copiar y pegar. Tuve la bendita suerte de compartir unos minutos con él, de estrechar su mano, grande y potente para los 75 años que tenía entonces. Fue el año del centenario, allá por el mes de mayo en vísperas de un partido contra el Oviedo en San Mamés. Imanol Reino, reunió en el estudio de Radio Popular en el Parque Etxebarría a Lezama y a Karmelo CCedrún, en el programa nocturno Radiodeporte, al cuál tuve el honor de asistir, e incluso de sentarme a la mesa. Lezama y Karmelo me estrecharon las manos y me rodearon uno a cada lado. Mientras repasábamos la actualidad y la historia de los leones, me llené de Lezama y de Karmelo, de Karmelo y de Lezama, sin perderme una palabra, un gesto sonoro, una afirmación. Cuando acabamos y llegó la publicidad, fue el propio Raimundo quien me bajó del escenario que nos servía de mesa improvisada, mientras alguien en la lejanía ggritaba mi nombre: “eres famoso chaval”, me dijo, y me sentí ridículo al contestar que si yo era famoso él era un crack. Se rió y me volvió a estrechar la mano. Luego, junto con Karmelo, empezaron a poner a Iribar a caldo, que si de gran portero nada, que si todo cuento… “Este, este sí que era un gran portero”, decía sin parar Karmelo en voz baja, porque tampoco era cuestión de liarla con tanta gente en el stand. Ahora ya tenemos quien se ponga bajo la portería allá arriba. Les llevará la grata noticia a Telmo, a Venancio, a Panizo, a Piru, y a tantos otros que se fueron de que la peor temporada de la historia para el Athletic al final terminó bien. Que tenemos nuevo presidente, el menos malo de los que se presentaron. Que un nuevo entrenador parece que nos va a enseñar a defender, y que en Bilbao se va apagando por momentos la angustia que planeaba por el botxo hace unas semanas. Ahí va pues Raimundo, a jugar otros partidos, a parar otros balones y a alentar desde donde quiera que esté. Agur crack.

La cruda realidad: sólo vale ganar

El domingo deseaba como un loco que la semana pasara volando, que hiciera ¡chas! Y fuera domingo nuevamente. Conforme ha ido avanzando la semana, la ansiedad se ha ido disipando, y la ha sustituido el miedo. Miedo a la verdad, a no querer ni creer ni reconocer que nos podemos ir a segunda. Creo que esto me hace estar más nervioso, más acojonado, más cobarde de lo que nunca he sido con un partido de fútbol. La siento tan cerca, tan próxima que me da verdadero pánico estirar la mano y rozarla, que me atrape en sus redes aunque sea por poco tiempo, 1 minuto o un año, qué más da. Tras lo del sábado sigo pensando que somos incapaces de ganar, que no podemos ni con nuestro alma, a pesar de que el optimista de Bilbao piense que vamos a ganar con la gorra. Miren si la cosa está clara, que el simpático Sariegi, dijo esta semana: “no sé cómo, pero vamos a ganar.” Y si no lo sabe el inteligente Sarriegi, ¿cómo quiere que lo sepamos nosotros? Urzaiz y Etxebe serán con casi total seguridad la pareja atacante contra el Levante, hay que tirar de experiencia y corazón para ganar mañana. Es sencillo y aterrador a la vez; ganar, ganar, ganar… La pregunta es ¿Podemos? La fe no la pierdo, pero Padre, quiero confesar: tengo miedo, estoy acojonao cien por cien. La fachada dice otra cosa, pero por dentro… Que todos los santos rojiblancos nos amparen, que lo vamos a necesitar. Aunque quede mal, lo digo porque ahora todo el mundo lo dice: ¡gora Athletic!

¿Adonde vamos?

Tengo encogido el corazón, está tan encogido que ni sufre, ni está triste, ni llora. Sólo se pregunta porqué hemos jugado andando, porque hemos jugado como si fuera un partido sin más, como en el Torneo Asegarce. Las 3 veces que he leído que “este es el partido de la temporada”, y siempre han jugao igual. Igual de mal, igual de paupérrimo. Ni asomo de morir con las botas puestas, ni una pizca de señorío, sin garra, sin fuerza sin nada. ¿Adonde vamos pues? Cierto que la primera media hora fue buena, cierto que el penalti fue riguroso, pero es que ellos metieron 3 goles, uno se lo dio Ramirez Domínguez y otros dos los regalamos, y no hicieron más. Lo más triste ha sido la imagen de la segunda parte: rotos, sin chispa, sin nada, ni un arrojo de garra, de furia, ni siquiera de rabia. ¿Adonde vamos pregunto otra vez?

Cueste lo que cueste.

e hace complicao escribir los sábados, sobretodo si hace una semana que pasó el partido. Quedan pocas ganas de insulltar al cafre de Pino Zamorano, pocas ganas de llorar la mala suerte del remate de Murillo, de maldecir la suerte zaragocista con esos pepinos que se convirtieron en golazos. Poco queda ya de eso, pero sí las ganas que le echaron, el venirse arriba con lo poco que tenemos, el incansable trabajo de Yeste… Eso me hace concebir esperanzas para mañana. Pedía aquí que si perdíamos en Zaragoza, al menos no regaláramos los goles: de 4 solo regalamos el último, no está mal. Otra vez bajas en defensa y por una tontería, y además uno de los menos malos como es Expósito. Amén de quien deba jugar o no, mañana es la gran final, el ser o no ser. Puede que Villarreal o el partido contra el Levante vayan a marcar nuestro destino, pero mañana hay que ganar. Primero por lo clasificatorio, porque hay una semana de descanso que nos vendrá de perlas, porque puede que saquemos ventaja ante la Real (yo confío), y porque esta bendita y sufrida afición se lo merece. A lo mejor pido mucho, pero mañana hay que tener paciencia, juegue quien juegue, falle o no, mañana solo es momento de animar, de masacrar al árbitro con silbidos y gritos, (ojo, solo con eso), y de alentar hasta la extenuación. Ya llegarán luego los momentos para los reproches y para ajustar cuentas con esta plantilla, pero mañana, como los argentinos:”que ganar… tenemos que ganar. Cueste lo que cueste…”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ponga solo 4 porfavor.

Utilicemos un momento el sentido común, y ojo, no piensen que con lo que diré ahora piense que Mané no lo tenga, pero si siguen leyendo creo que me haré explicar. El míster baraja poner 4 o 5 centrales mañana en La Romareda y creo que no hay discusión posible por dos poderosas razones: Porque en Huelva puso cinco atrás y ya vieron como nos fue. Sí, sacamos un punto, pero la Amatxu y San Mamés trabajaron a destajo contra La Virgen de la Cinta. Y segunda y creo que más poderosa todavía: si defendemos mal con 4, imaginen con 5, el riesgo se multiplica. Con 4 o con 5. la historia debe ser la misma: si nos ganan, que nos ganen, pero por Dios, que no los regalemos. Se los regalamos al Madrid y al Sevilla, y también en bandeja de plata al Depor, y no sigo para atrás que saldrá el Nástic y un largo etcétera. Además de preferir la defensa de 4, me pica la curiosidad de ver a Yeste de mediocentro. Seguro que si lo pone y sale mal, saldrán los que digan que porque lo pone, que no defiende, que está lesionao, y una larga lista de reproches. A pesar de que en parte tendrán la razón, hay que correr esos riesgos, porque él y sólo él, sabe como jugar la pelota ahora mismo en este equipo. El resto, son meras quimeras. Y esa es la pura y dura realidad. Tocará sufrir, y mucho. Otra vez maldigo los problemas en la semana de Josefa, me parece fundamental para este sprin final de la Liga. Ahora hablemos de ese maldito acojone que llevan todos en Bilbao. ¿Se nos ha olvidao quien somos? Cierto es que el optimismo debe ser poco tal y como están las cosas, cierto que se ven pocas soluciones, pero pase lo que pase, los perseguidores no nos cogen esta semana, pase lo que pase y en el peor dee los casos, el descenso se quedará a 1 punto. Ellos son los que se deben acojonar, y nosotros somos los que debemos dar motivos. Si las piernas y los pulmones no funcionan, al menos con cabeza y corazón podemos hacer algo, así que a por ellos y a muerte. Y a pesar de los pesares, y sabiéndome un iluso, mañana soñaré con la victoria, sufriré, animaré y apoyaré mientras mis fuerzas y mi garganta me lo permitan. En lo del apoyo, el corazón tiene crédito ilimitado, y por lo tanto no se gasta. Saldremos de esta, sufriremos pero festejaremos, y otros lo verán por televisión.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres