Blogia
sergiobrau

Por San David

Gracias a San David seguimos vivos. Ha parado pocas, pero ha parado la necesaria. Cuando el partido moría, el balón se colaba. Y con él las aspiraciones de las merecidas semifinales: pero estamos vivos, y ganando el jueves a Noruega pueden estar muy cerca.
La primera parte fue bonita, con alternancias en el marcador y ligera superioridad española.
Pero se nos hizo de noche en la segunda gracias al portero Sterbik, que paró todo lo parable y más.
Al final, se hizo un poco la luz y seguimos vivos, y mucho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres