Blogia
sergiobrau

Siempre seguiré tu "Magia."

No sé que carajo hago a estas horas aquí delante. En un rato cuando suene el asqueroso despertador, me maldeciré a mí mismo por nno haberme ido antes a la cama, pero es que como aquella noche que escuché al Diego en la radio y corrí raudo al ordenador para agradecerle por todo, así me siento esta noche. Quiero decir muchas cosas y no sé cómo hacerlo, por eso nunca llegaré a ser un gran periodista, pero me conformaré con ser uno pequeñito mientras la vida me haga estos regalos. Hoy he ido a una de las fiestas del décimo cumpleaños de “Lunas rotas”, algo que aunque no sea mío, siento como mío, y creo que los muchos que amamos aquel disco, tenemos un pequeño cachito de oportunidad para festejar. Ha sido más que un cumpleaños. Ha sido otro reencuentro con alguien a quien adoro, que me hace que me fallen las palabras y casi no sepa que decir. Me pasa siempre con la gente a la que admiro, o que idolatro, quiero decir tanto, y nunca sé por donde empezar. Como no soy valiente, pues nunca creo que el momento sea propicio, siempre me lo callo. Querría haberle dicho que gracias por todo, por su dulzura, por ser como es, por atraparme y hechizarme con sus versos, con su voz. Gracias por ser positiva, por reforzar esa parte positivista de mi vida, por hacer que cada día me levante con ganas de sonreír, por recordarme al igual que yo pienso que “lo que más vale en el mundo, no se paga con dinero.” Por estas y por un millón de cosas más que siento y ahora no me salen, por haberme hecho feliz durante dos horas, y porque a cada rato y cuando quiera, te tengo sólo para mí con abrir un disco, que lleva tu sello personal, y eso para mí, vale igual que uno o dos g goles. Quisiera haber podido compartir esto con mucha gente con la que me hubiera encantado compartir esta noche: con aquella que desde los Andes se muere por ver Galicia, por quien desde el Norte de la tierra azteca casi oliendo a yanqui, Dios sabe si estará o no estará, por quien ahora no piensa más que en que el 29 de septiembre haga un sol radiante para pasar por el altar, por quien habrá maldecido por el calor y por esas malditas setenta y pocas centésimas, por quienes me han dejado en el Hospital de Barbastro y han seguido camino a casa. Hubiera sido la mejor noche de mi vida, aunque quien sabe si alguna vez… Con los ojos vidriosos me dormiré, pero dormiré “a fuego lento” “contigo”, “a fuego lento” “si tú no estás aquí.” Pero sé que “si pongo corazón” las “Lunas rotas” y la “magia” de “aquel corazón” seguro que “sonríen”, y entonces “siempre de frente”, “soñaré.” Gracias por haberte metido en mi vida y en mi corazón, gracias por recibirme con los brazos abiertos, dos besos y una sonrisa. Gracias por dejarme un pequeño pedacito de ti de vez en cuando: gracias Rosana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

nerea -

por lo que puedo leer el concierto un exitazo no??? me alegro tajo, yo esta noche espero que este de aqui abajo tambien lo sea!!!! el año que viene a ver quien esta en el barranque pa poder ir!!!! talue!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres