Blogia
sergiobrau

para Lamikiz que lo ve por televisión

No fue brillante, tampoco inolvidable. Mereció ganar el Athleticc pero ayer no quiso entrar, y la que entró, el árbitro se la negó sin saber que fallaba. Pero el Rayo ganó, y explotó el banquillo y con ello se desató la fiesta. Ganó el Athletic porque fue el mejor de todos, porque salvo al final nunca le temblaron las piernas, porque fue fiel a su juego y a su entrenador, el que nunca se debió marchar. Por si alguien piensa si vi otro partido en El Colombino no hablo de los chicos. Me conmovieron las lágrimas de Arrate Orueta cuando salía lesionada, temiendo por su rodilla tan maltrecha. Me conmovió la alegría de un grupo tan coexionado como feliz, casi el mismo que el pasado año dejó mucho que desear, en gran medida por los errores del resto. Juarista sabe de esto, Tzibi sabe de esto. Iraia que ha vuelto sabe de esto. En Bilbao se empieza a entender de esto, cada vez más. Así pues, esto es para ese inútil con patas que nos privó de la alegría del pasado año, quien rompió por unos momentos la ilusión de unas mujeres por el fútbol y por el Athletic. Pero ese ya no está, por suerte está bien lejos. Ahora, soñemos con el doblete, que nunca ha habido manera. 5 Superligas, 4 en rojo y blanco. Sigan participando las demás.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres