Blogia
sergiobrau

Y siguen las consecuencias.

Y siguen las consecuencias de la catastrófica presencia de Lamikiz en Ibaigane. Aitziber Juaristi, quizá la futbolista más carismática de la entidad tras la salida por lesión de Nerea Onandía, se va. Porque no aguanta más, porque ya lo debería haber hecho, el día que Lamikiz, se cargó la ilusión del fútbol femenino. Y me da igual quien no tome en serio a las chicas del Athletic, porque en los últimos años, son las únicas que nos han hecho sonreír, emocionarnos e ilusionarnos con la camiseta rojiblanca. Este tipejo se lo cargó todo de un plumazo. Y ni mucho menos quiero despreciar a la actual plantilla, a Iza y a Txab, que me parece un tío válido. Lo que pedíía Juaristi era poco y juasto. 600.000 euros para toda la temporaada. La tercera parte de lo que el Athletic ha pagado por Aduriz, y algo menos del doble de lo quue Lamikiz quiere pagar por Zubiaurre para lavar su conciencia. Y mientras tanto, los socios y simpatizantes, nos tenemos que aguantar la rabia, los nervios y la ansiedad. La ansiedad de ver a los chicos rozando la segunda, la rabia de no poder decirle al tipo que se vaya y que sea efectivo. No se puesde hacer nada. Sólo rabiar y rabiar. A "Tzibi", hay que darle las gracias por sentir y querer la camiseta, por sus goles, por su trabajo y esfuerzo sin recibir nada a cambio, sólo la foto con el presidente y el político de turno. Se va un referente del Athletic femenino, y no me ciega la pasión si digo que es culpa de Lamikiz. Suya y de nadie más. Ha metido la mano: se ha cargado el fútbol femenino, y al masculino, lo está dejando para vestir santos, con ese maravilloso y meditado proyecto, que le duró 4 meses. Lo sorprendente de todo, es que sigamos en pie.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres