Blogia
sergiobrau

Para sonreír.

Barça y Villarreal, ofrecieron una imagen muy distinta que sus compañeros de Liga en su debut en la Champiions.
El Villarreal, no cerró los ojos al salir al campo y escuchar la música de la Champions.
Al contrario: los tuvo muy abiertos.
Pudo perder (Gonzalo Rodríguez sacó una que iba para adentro) y lo pudo ganar (larguero de Roger en un libre directo sobre el final), pero extrañó enormemente a su ídolo.
Faltaba Riquelme y al equipo le faltaba algo: movilidad con la pelota, creatividad en el medio campo, y ésa chispa distinta que el argentino posee en las botas para hacer magia.
Lástima que con uno más durante media segunda parte, el Manchester se fuera vivo del Madrigal, pero los de Pelegrini, aun así, tuvieron un iniicio ilusionante.
El Barça no necesitó brillar para ganar en Bremen.
Bastaron Deco y una genial jugada de Mesi para que Ronaldinho metiera el penalti y llegara la tranquilidad.
Este Barça parece que ha aprendido a sufrir.
En otras temporadas, estoy seguro que no hubiera ganado.
Apretó el Werder en muchas fases del partido, pero Valdés tocó pocas, porque la puntería alemana no tenía su día.
Se dejó dominar el Ba´ça sabiendo que no le iban a hacer d´ño, y dió un puñetazo sobre la mesa para decir: aquí estoy yo. Tenedme en cuenta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres