Blogia
sergiobrau

Excitando al pueblo.

Los españoles pasamos del más recalcitrante pesimismo, a la más loca excitación y forofismo, sobretodo en los deportes.
Ayer, en muchas de las casas en las que se veía el partido, seguro que hubo comentarios del estilo "éstos ya no son lo que eran", y cosas por el estilo.
La verdad es que era para desesperarse, porque España entró frío y espeso en el partido y eso se traducía en el marcador )15-8.)
En los últimos minutos del primer tiempo, las entradas de Ombrados y sobretodo la de Mariano Ortega, le dieron a España algo de vidilla con sus paradas y goles (17-14.)
El inicio de la segunda parte tampoco prometía nada bueno, pero no me preguntéis porqué, pero la cosa empezó a funcionar. Ombrados seguía parando, Iker Romero y Alberto Entrerríos comenzaron a tirar del carro, y Juanín García colaboró desde los 7 metros.
La defensa española fué más efectiva, y a los suecos empezó a temblarles el brazo.
Cuando se quisieron dar cuenta, ya tenían a España por encima, y acabaron por sufrir una derrota tan inesperada al principio, como humillante (33-26.)
Nuestra bestia negra en los últimos años (no le ganábamos desde el 96), hincó la rodilla ante un equipo que le puso ganas y corazón, y que supo corregir su defensa 5-1 para pasar a un más efectivo 6-0 justo a tiempo.
Hoy otro partidazo contra Croacia. Pero no sería bueno echar a volar la imaginación y el entusiasmo (lo solemos hacer siempre),porque esta selección es terriblemente joven (sólo Garralda aumenta la media de edad.)
Pastor la debe trabajar, y seguramente éste no sea su mejor año, pero ya estamos clasificaos para la segunda ronda, y hoy no hay nada que perder.
Desde los 70 no bailábamos a los suecos.
Bueno, entonces quien bailaba a las suecas era Alfredo Landa, pero ayer me supo a lo mismo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres